Ensayo sobre la palabra amor

En la actualidad muchas son las personas que se equivocan en cuanto al Amor verdadero, piensan en otras cosas que de forma superficial es lo que ellos llaman amor, la verdad es que el tiempo, la tecnología, la moda, y posiblemente otras tendencias modernas, pero sobre todo la falta de cultura y buenos valores ha llevado a la cierta decadencia ... Ensayo Sobre ‘Valor del Amor’ En el presente ensayo se da énfasis a lo que es el Valor del Amor en cómo afecta en nuestra vida y como valorar el amor ennuestro modo de vida, primeramente cuando hablamos del amor es inducirnos a un amplio concepto, no solo significa las cinco letras de la palabra ‘amor’. Hablar sobre el amor es hablar sobre el uno de los sentimiento más importante para la humanidad. Si no fuese así no habría tanta música, libros, poemas, danzas, esculturas y otras manifestaciones artísticas que hablaran de él. Espero que este ensayo sobre el amor haya cumplido con el cometido de explicar por qué el amor no existe, aunque ciertamente ni yo, ni nadie, podrá explicar todo lo que el amor sí es. El amor no existe…el amor se crea, se destruye y se transforma. Hay una palabra que nos libera de todo el peso . y el dolor de la vida: esa palabra es amor ...  Colegio Arjí Bachillerato ENSAYO LITERARIO Tema: Elaboración de un ensayo sobre tema literario. Presenta: Karen Gabriela Hidalgo García 201-14 Maestro: Agustín Tlapa Falfán Villahermosa, Tabasco, México. Mayo, 2013 ENSAYO LITERARIO Esta es la realización de un ensayo literario que aborda el tema del amor, en cinco... Ensayo de el libro “el amor no tiene porque doler “ En base al primer capitulo que es una de las causas del abuso, nos muestra todos los tipos de abuso y su significado, que como en cualquier enfermedad, no discrimina a pobres o ricos todos podemos pasar por esta situación, según nosotros y nuestra forma de ser y pensar, que no por ser de buena familia podríamos abstenernos de este ... Ensayo filosófico sobre el amor . Quizás no haya una palabra más ambigua y confusa que el amor. Es inutil acudir al diccionario para intentar definirla. Cada quien tiene su concepto de dicha palabra. Y por ende, cada persona desarrolla a lo largo de su vida su particular forma de dar y recibir este sentimiento universal. Cómo hacer un Ensayo sobre el amor. Si quieres hacer un ensayo similar a este, puedes seguir nuestra guía de cómo hacer un ensayo con indicaciones paso a paso. Si aún no decides la temática exacta de tu ensayo, lee sobre los temas del ensayo para ayudarte con las ideas. Ensayos relacionados. Un Breve Ensayo Sobre El Amor… Hola a todos Un breve ensayo sobre el amor…Para entender mejor el amor hay que vivirlo, es en este estado de embriaguez que cobra. 4 Páginas • 1771 Visualizaciones. Ensayo Sobre El Amor. Antes de comenzar, quiero recibir sus burlas, abucheos, bromas, sarcasmos, críticas destructivas, etc…que seguramente cuando lean que EMV va ... Lacan dirá sobre el deseo “Es el infierno…” Amor, deseo, goce, angustia son las palabras que afectan a los seres hablantes y sus relaciones. Lacan ha denominado la demanda de amor, que surge del encuentro de la necesidad con el lenguaje, con la palabra. De modo tal que del Otro deviene un llamado, una necesidad, una respuesta su palabra ...

Pensando lo viral en las redes sociales: ¿Lo viral se vuelve banal?

2020.08.03 02:42 Otro_engranaje Pensando lo viral en las redes sociales: ¿Lo viral se vuelve banal?

¡Buenas comunidad!, en esta ocasión traigo nuevamente un breve ensayo que compartiré por este medio y por mi blog (si les resulta más cómodo leerlo por allí).
En resumen: Hago foco sobre las tendencias y el fenómeno de la viralización, y de cómo lo que se viraliza tiende a volverse banal, sin importancia, incluso cuando lo que se viraliza es un asunto que demanda seriedad. Introduzco el pensamiento de Halsall McLuhan ("el medio es el mensaje"). Además cito a autores como Baudrillard y Guy Debor, cuyas tesis (El primero, con sus libros El sistema de los objetos y Cultura y Simulacro y, el segundo, con La Sociedad del espectáculo) proporcionan un marco teórico bastante interesante para abordar la situación.
El ensayo:
La viralización, la banalización…
La internet, tal cual la conocemos hoy, es una fuente casi inagotable de información. Las redes sociales, en el presente, son a su vez un instrumento de gran sofisticación al momento de recopilar y difundir cierto tipo de información. Ahora quizás no lo recordemos, pero en el año 2014 el boom de difusión del denominado “#IceBucketChallenge”, aquella campaña para concientizar y recaudar fondos para invertir en la investigación sobre la Esclerosis lateral amiotrófica, era (incluso un año después) el fenómeno global más multitudinario de la historia de las redes, con más de 17 millones de videos y 440 millones de visualizaciones sobre aquél reto [1]; o el meme “Harlem Shake”, en el año 2013, (esos vídeos dónde una persona bailaba sola en una habitación y de un momento a otro, la habitación explotaba de gente disfrazada haciendo movimientos bizarros con la canción característica de fondo) que llegó a recopilar algo así como 175 millones de visualizaciones ese año y unas tantas miles de versiones de un mismo vídeo [2] [3].
Lo viral, de acuerdo a la RAE, es en una primera acepción lo “perteneciente o relativo a los virus”, pero en el siglo XXI se sumó una nueva definición: “adj. Dicho de un mensaje o contenido: Que se difunde con gran rapidez en las redes sociales a través de internet” [4]. Los “fenómenos virales” son hoy moneda corriente. Año tras año vemos tendencias que van y vienen. Algunas, como el “Harlem Shake”, simples memes. Otros, como el “#IceBuketChallenge”, pretenden transmitir un mensaje más serio y profundo. Pero, sea de una u otra naturaleza, lo cierto es que lo viral, convertido en moda, suele ser pasajero; tiende a convertirse en banal, trivial o carente de sustancia. Si de un chiste se tratase, si fuese solo una broma, deja de causar gracia en cuanto pasa de moda; si el contenido se propusiese enviar un mensaje, o generar conciencia sobre un problema, lo hace, pero en cuanto se haya cumplido su período de expiración, el mensaje junto con el contenido es olvidado, sepultado en la memoria de un universo repleto de tendencias que no cesan de aparecer y desaparecer en cuestión de años, meses o incluso semanas, independientemente de que el problema haya sido o no resuelto.
Pero, acaso… ¿Será que la viralización en las redes sociales tiende a la banalización de aquello que se viraliza?, ¿es esto cierto, o es una idea de una mente pesimista?
Cuando el medio es el mensaje.
Los usos de las redes sociales son principalmente comerciales y publicitarios, aunque no puedan desprenderse totalmente de su valor como potenciales agentes de mediación social [5]
La anterior afirmación extraída de un artículo de los “Cuadernos de Información y Comunicación” (revista de la Universidad Complutense de Madrid), nos da a entender dos cosas: La primera, que las redes sociales, además de ser un espacio de “socialización” virtual, son un medio. La segunda, explícita, que los principales usos de este medio son “comerciales y publicitarios”, lo que no quita que sean agentes poderosos de “mediación social”. Pero en esencia, es un medio, y es por naturaleza un canal que no nos pone en contacto con lo inmediato, sino con una imagen (en lo que haremos hincapié más adelante).
Marshall McLuhan, filósofo canadiense del siglo XX, no llegó a presenciar el fenómeno de las redes sociales ni del Internet, pero no se equivocaba al enunciar lo siguiente: que “el medio es el mensaje”. Aquí el medio, entendido en un sentido más amplio, no es un simple canal pasivo por el cual se transporta el mensaje, sino que el medio es aquí un potencial modelador y controlador, en cierto sentido, no solo del mensaje obvio y evidente, sino del sentido que el medio mismo le da al mensaje atendiendo a las circunstancias en las que ese mensaje es transmitido (No es lo mismo invitar a unos amigos a compartir un almuerzo en mi casa mientras platicamos en un bar, a enviarles una carta en la que se los invite a almorzar. El segundo “medio” supone un encuentro más formal y ceremonial). Lo anterior,
… significa que las personas tienden a centrarse en lo obvio, que es el contenido, en brindarnos información valiosa, pero en el proceso, pierden en gran medida los cambios estructurales en sus asuntos que son introducidos de manera sutil o durante largos períodos de tiempo. A medida que los valores, las normas y las formas de hacer las cosas de la sociedad cambian debido a la tecnología, es entonces que las personas se dan cuenta de las implicaciones sociales del medio.[6]
Utilizando esta línea de pensamiento como fundamento, cabría preguntarnos entonces: ¿Qué “mensaje” transmiten las redes sociales como “medio”? En primera instancia, hay que identificar que las redes sociales son, al mismo tiempo, privadas y públicas. Esto es, cada usuario tiene su propio contenido “privado”, su propio “usuario” y accede a un determinado tipo de contenido que él (podemos o no estar de acuerdo en lo siguiente) elige. Pero al mismo tiempo, su usuario es “público” en la medida en la que está en contacto con otros usuarios; en la medida en que el contenido que publica, justamente, se hace público; en la medida en que el contenido que el usuario individual accede, es accesible para otros usuarios (quitando de la ecuación a las cuentas “privadas”, que no dejan de ser para un público restringido).
En segundo lugar, y tomando como modelo a las redes más influyentes (Instagram y Twitter), debemos hablar de la visualización del contenido y de los “mensajes” a los que el usuario accede. En el caso de Twitter, las publicaciones constan de 280 caracteres (siendo posible adjuntar un vídeo o una imagen) [7]; En Instagram, los pies de las fotos o imágenes (principal recurso de esta red social) no suelen exceder los 150 caracteres [8]. Los “mensajes” (el contenido de las publicaciones) tienden, de este modo, a ser espontáneos, impactantes y concisos. Por otra parte, esto le da la oportunidad al usuario a no detenerse mucho tiempo en un solo posteo, o una sola publicación, sino a visualizar más de una publicación, aunque esto es relativo, pues depende de la interacción que el usuario tenga con la/s publicación/es (esto es, si se detiene a comentarla o a leer los comentarios).
El hecho de que el medio sea el mensaje implica, además, que hace falta un contexto “para que podamos entender que el medio es el mensaje” [9]. El contexto, en este caso, si bien varía la situación en la que recibe el mensaje cada usuario (dónde, cuándo y cómo de la visualización de una publicación), no deja de formar parte de un universo común que es la red social (universo aparte, pero determinante a la vez). Las publicaciones, al ser en tiempo real (uno tiene acceso a ellas apenas publicadas), y al publicarse en un mismo espacio, suelen tener un impacto general. Pero la interpretación del mensaje de las comunicaciones puede variar de acuerdo al usuario en cuanto a su región de residencia y a las condiciones socio-económicas reales a las que esté sometido. Tenemos entonces un medio objetivo, pero una interpretación subjetiva.
Este medio objetivo (la red social) nos dice mucho del mensaje. En principio, como mencioné, se trata de un espacio público-privado, donde lo personal se mezcla con lo público, existiendo una interacción entre estos dos campos (el público y el privado). De momento, se torna casi indistinguible dónde empieza y dónde acaba lo público y lo privado. Por otra parte, el contenido (el mensaje de la publicación, siendo la publicación un medio dentro de otro medio, que es la red social), dijimos es por lo general breve e impactante, pero es también diverso. Esto quiere decir, tenemos una amplia variedad de contenido, pero todo este siendo de rápido consumo. El usuario tiene la posibilidad de acceder a más de una publicación (recordando, claro, que es relativo puesto a que también puede interactuar con una u otra publicación). Al batallar dentro de un campo de publicaciones tan vasto, la publicación tiene que ser llamativa, y exprimir al máximo los recursos a su disposición para atraer la mayor atención posible. A veces solo basta una buena reputación de quien la genera para que esta sea atractiva.
Otro detalle, que no debemos obviar, es el siguiente: el usuario no es un espectador pasivo. El usuario interactúa con las publicaciones y, además, crea sus propias publicaciones. De este modo, el usuario no es meramente un receptor, sino que al mismo tiempo es emisor. No solo esto. El usuario puede formar parte de la publicación; puede reproducir el mensaje; puede criticarlo abiertamente o, en fin, puede pasar de este.
Repasemos entonces, punto por punto, las características que hemos señalado anteriormente sobre el medio que analizamos (cabe destacar que no necesariamente es esto un decreto universal):
· El medio es un espacio público-privado.
· El medio tiene implicaciones objetivas (la “publicación”, la estructura misma de la red social, la inmediatez y la virtualidad) y subjetivas (situación social y económica real del usuario-sujeto).
· El sujeto-usuario puede interactuar con la publicación y con su contenido, así como con otros usuarios.
· El sujeto-usuario puede crear publicaciones, puede reproducir publicaciones o puede también compartir publicaciones que ha visto y puede así mismo criticarlas abiertamente.
Con esto podemos dar por supuesto lo siguiente: Al mezclarse lo público con lo privado; al mezclarse implicaciones objetivas y subjetivas y al haber una interacción entre los emisores y los receptores, EL MENSAJE (lo que se quería o pretendía transmitir) tiende a perderse, tiende a confundirse. El contenido específico corre un alto riesgo de deformarse.
Tendencia y mensaje vacío.
Si, entonces, lo que en primera instancia era el mensaje de una publicación corre el riesgo de deformarse en este proceso interactivo que propone la red social como medio, la viralización puede producirse tomando la forma de la publicación, pero no su contenido.
Un caso que, de hecho, fue el que me inspiró para redactar este breve ensayo, es el del actual reto “#ChallengeAccept” de Instagram, etiqueta que motivo a mujeres en todo el mundo a compartir una fotografía de ellas mismas en blanco y negro. Mientras que, por un lado, hay gente que piensa que se trata de una campaña sobre “mujeres que apoyan a mujeres”, desconociendo el por qué y la motivación de la misma, y acompañando las leyendas de las imágenes con frases de “apoyo” o “aliento” (como la modelo Cindy Crawford, que adjuntaba a su imagen en blanco y negro participante de la tendencia algo así como que le encantaba esa forma “sencilla” de elevarse unas a otras)[10], por otro lado, hay quienes afirman que #ChallengeAccept…
… surgió en Turquía, país donde la violencia machista se ha multiplicado de manera alarmante. Los crímenes contra las mujeres de aquel país este año se difundieron con fotos de las víctimas en blanco y negro y las fechas de nacimiento y muerte, y así nació la iniciativa.[11]
También se supone que la campaña es anterior a la iniciativa turca, desprendida de un discurso que la congresista norteamericana Alexandra Ocasio-Cortez hizo contra el machismo. Por el momento, el sentido de tales publicaciones sigue siendo difuso.
Se trata, en este caso, de un fenómeno relativamente viral que ha sido banalizado; se trata de publicaciones masivas carentes de un sentido o una sustancia (en este caso particular). ¿Por qué sucede esto?
La imagen, lo espectacular y el producto.
Lo he citado en un anterior ensayo (El amor, con etiquetas.), y lo volveré a citar aquí. Es Guy Debord quien, con su modelo de “la sociedad del espectáculo”, a mi parecer, da en el clavo. Hasta ahora venimos hablando de medios, de mensajes, de mensajes banalizados… pero todo esto dentro del marco de un universo particular: Las redes sociales. Y es que las redes sociales –como lo ha sido la televisión masiva a finales del siglo XX– son, en esencia, una representación de lo real, de lo inmediato. Tal como sentencia el filósofo citado:
El espectáculo no puede ser comprendido como el abuso de un mundo de la visión o como el producto de las técnicas de difusión masiva de imágenes. Se trata más bien de una Weltanschauung devenida efectiva, materialmente traducida. Es una visión del mundo que se ha objetivado.[12]
El espectáculo, como modelo de lo real, acaba desplazando a lo verdaderamente real. El espectáculo se torna realidad en cuanto configura a la realidad misma. En este sentido, las redes sociales constituyen un mundo del espectáculo. Las publicaciones no son la realidad, pero nos dan una imagen de ello. Pero la red social es un universo interactivo, donde el usuario es un ente participativo dentro de este mundo “espectacular”. En este sentido, el usuario, a razón de la vida cotidiana en sociedad, construye en este espacio una “identidad”, pero una identidad dentro del espectáculo. Baudrillard, filósofo de pensamientos similares a los de Guy Debord (él no habla de “espectáculo”, sino de “hiperrealidad” y de simulación. Su obra Cultura y Simulacro profundiza en la cuestión), habla al respecto de estas identidades.
Somos, en este sentido, ser para otros (bastardillas mías) y no solo por la teatralidad propia de la vida social, sino porque la mirada del otro nos constituye, en ella y por ella nos reconocemos. La construcción de nuestra identidad tiene lugar desde la alteridad, desde la mirada del otro que me objetiva, que me convierte en espectáculo.[13]
Así vistas las cosas, el individuo no se compenetra al 100% con el contenido de los mensajes; el usuario no interactúa enteramente con la publicación y con su mensaje. El usuario, a través de esta interacción, construye su identidad espectacular. Una tendencia surge, de acuerdo a este proceso, para ser consumida por los usuarios. Los usuarios pueden consumirla de manera pasiva; pueden reproducir la tendencia y ser al mismo tiempo parte de la tendencia. Este consumo no consiste en “tener”, sino en “parecer”. Es lo que me hace como identidad espectacular. La forma es el mensaje en sí mismo, y el contenido se debilita (de esto no se deduce que toda publicación sea una imagen carente de sustancia). El ejemplo más evidente es la tendencia del #ChallengeAccept, dónde la forma del contenido (las imágenes en blanco y negro, las leyendas de “apoyo” a la comunidad femenina) es más importante que el contenido en sí (cuya naturaleza es, por muchos seguidores de la tendencia, incomprendida).
Lo viral y la lógica de la moda.
El usuario, entonces, consume contenidos; consume publicaciones; consume espectáculo y a su vez, se produce él mismo dentro de un espectáculo, que es la red social. Cuando una tendencia o un contenido se viraliza, no se sigue inmediatamente su banalización. Su banalización es tal en el momento en que el contenido no se viraliza por su sustancia, sino por su forma.
Por otro lado, un contenido es viral cuando está de moda. Y la lógica de la moda es la lógica de la obsolescencia. Así:
… capitalismo y moda se retroalimentan. Ambos son el motor del deseo que se expresa y satisface consumiendo; ambos ponen en acción emociones y pasiones muy particulares […]. Ninguno de los dos conoce el reposo, avanzan según un movimiento cíclico no-racional, que no supone un progreso. En palabras de J. Baudrillard: “No hay un progreso continuo en esos ámbitos: la moda es arbitraria, pasajera, cíclica y no añade nada a las cualidades intrínsecas del individuo”.[14]
La moda está destinada a ser sustituida por otra moda. Pero no muere, desaparece. Justamente nadie se detiene a llorar por una “moda muerta”, justamente, por el hecho de que nunca una moda muere: la moda es sustituida por una nueva, de un momento a otro, en la que nos vemos obligados a depositar nuestra atención.
Las tendencias virales, de este modo, es justamente por su naturaleza intrínseca que están destinadas a aparecer y desaparecer constantemente. Son un objeto de consumo, un espectáculo, una experiencia que se agota. Su contenido no suele pasar de la mera forma, y las formas son fáciles de sustituir pues, justamente, son formas. Esta lógica, de una frivolidad considerable, no es nueva en lo absoluto. ¿Por qué frivolidad? Pues, porque, así como la lógica de moda es aplicada a un producto, también es aplicada a problemáticas sociales reales: El #IceBucketChallenge es un ejemplo de ello. La campaña no fue poca cosa: se estima que 115 millones de dólares se donaron a la Asociación para la Esclerosis lateral amiotrófica solo en la primera semana, y a raíz de la trascendencia del reto. Pero, al final, en el mismo artículo de la cadena BBC, se deja en evidencia el efecto de lo pasajero típico de una moda:
Ammar Al-Chalabi, profesor de neurología y genética de enfermedades complejas en la universidad londinense King´s College London, cree que existe el riesgo de que el público crea que estas enfermedades ya no necesitan más dinero.
Más bien es lo opuesto. "Necesitamos un desafío de la cubeta continuo", dijo.[15]
Cómo bien dije, no se trata de un fenómeno nuevo y típico de las redes sociales de internet. South Park, una caricatura satírica y bizarra estadounidense, tiene un episodio que hace un llamado de atención al fenómeno de las problemáticas sociales como modas, titulado en el español: Problema de Amígdalas (13-04-2009). En el capítulo, Eric Cartman, uno de los protagonistas, contrae el SIDA accidentalmente mientras le quitan las amígdalas en una cirugía. En un intento desesperado por conseguir apoyo de sus amigos y de la comunidad, Cartman fracasa puesto que ahora es el Cáncer la enfermedad que más atención social demanda y que más sensibiliza a las personas. El capítulo es una exageración de una problemática real de principios de siglo y finales del siglo pasado (ver Historia: Nivel 1. Netflix. Capítulo 9: El SIDA).
Conclusiones generales.
Podríamos ser fatalistas y decir que todo lo viral se convierte ineludiblemente en algo banal. Pero no es así. El caso del #IceBuckettChallenge, nos deja un lado positivo (la gran recaudación que genero el “movimiento virtual”, que de otra forma hubiese sido difícil concertarla), y un lado negativo (pasada la moda, las masas creemos que pasó el problema).
Sí sostengo lo que he mencionado en una sección de este breve ensayo: que la banalización es tal en el momento en el cuál el fenómeno o el contenido de lo viral es tomado en su forma, y no en su sustancia (Como en el caso del #ChallengeAccept en Instagram), o sea, importa la publicación en su forma estética y viral como una manera de parecer, y la reproducimos siempre y cuando al mismo tiempo contribuye en la construcción de nuestra identidad espectacular.
Cuando se trata de una problemática que se viraliza, siempre podremos solidarizarnos si esa solidaridad no implica una responsabilidad. Cuando no hay responsabilidad, no hay un vínculo con la problemática. Cuando no hay un vínculo con la problemática, el sujeto nunca llegó a conocerla realmente, sino que solo conoció su representación-espectáculo.

[1] (3-08-2015): “A un año del #IceBucketChallenge, ¿qué se ha logrado?”, BBC, Mundo, Salud. En línea: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/08/150803_salud_aniversario_icebucjetchallenge_esclerosis_ig
[2] (18-02-2013): “’Harlem Shake’: el baile ridículo que arrasa la Red”. El Mundo España, Medios. En línea: https://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/18/comunicacion/1361217707.html
[3] Zeichner, N. (15-02-2013): “FADER Explains: Harlem Shake”, The Fader, Music. En línea: https://www.thefader.com/2013/02/15/fader-explains-harlem-shake/
[4] RAE (Real Academia Española): “viral”. En línea: https://dle.rae.es/viral
[5] Caldevilla Domínguez, D.; Barrientos Báez, A.; Parra López, E. (2020). Horizontes del mundo digital: de la simulación y la banalización de la experiencia, a un uso social, ecológico e innovador de la Sociedad Red, en CIC. Cuadernos de Información y Comunicación 25, 269-277.
[6] (Rev. 13-04-2020): “El medio es el mensaje”. Wikipedia. Wiki. En línea: https://es.wikipedia.org/wiki/El_medio_es_el_mensaje
[7] Rubal Thomsen, M. (27-09-2017): “Twitter amplía la extensión de sus mensajes a 280 caracteres”. La Vanguardia. España. En línea: https://www.lavanguardia.com/tecnologia/20170927/431590709836/twitter-amplia-limite-280-caracteres.html#:~:text=Twitter%20dobla%20el%20espacio%20para,de%20ampliaci%C3%B3n%20con%20algunas%20lenguas.
[8] Jackson, D. (22-05-2017): “Conoce tus límites: El largo ideal para cada post en redes sociales”. SproutSocial. SproutBlog. En línea: https://sproutsocial.com/insights/contador-de-caracteres-de-redes-sociales/
[9] Strate, Lance (2012). «El medio y el mensaje de McLuhan: La tecnología, extensión y amputación del ser humano». Infoamerica: Iberoamerican Communication Review 7. P.73. En línea: https://www.infoamerica.org/icn07_08/strate.pdf
[10] Lorenz, T. (28-07-2020): “#RetoAceptado: por qué algunas mujeres publican selfies en blanco y negro”. The New York Times. Estilos de vida. En línea: https://www.nytimes.com/es/2020/07/28/espanol/estilos-de-vida/reto-selfi-blanco-negro.html
[11] (30-07-2020): “Desafío aceptado, la convocatoria contra la violencia de género que acaparó las redes”. Página 12. Sociedad. En línea: https://www.pagina12.com.a281900-desafio-aceptado-la-convocatoria-contra-la-violencia-de-gene
[12] Debord, G. (1967): La sociedad del espectáculo. Imprenta Quattrocento. Santiago de Chile, p.9. En línea: http://www.observacionesfilosoficas.net/download/sociedadDebord.pdf
[13] Vásquez Rocca, A. (2007): “Baudrillard; Cultura, simulacro y régimen de mortandad en el Sistema de los objetos”. Eikasia: revista de filosofía, N.9, p.2 (pdf). En línea: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2247601
[14] Vázquez Rocca, A. Op. Cit., p.3 (pdf)
[15] (3-08-2015): “A un año del #IceBucketChallenge, ¿qué se ha logrado?”, BBC, Mundo, Salud. En línea: https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/08/150803_salud_aniversario_icebucjetchallenge_esclerosis_ig
submitted by Otro_engranaje to filosofia_en_espanol [link] [comments]


2020.07.28 03:06 Otro_engranaje El amor, con etiquetas.

¡Buenas comunidad!
En esta ocasión traigo para compartirles un breve ensayo que elaboré en estos días sobre la cuestión del amor y su mercantilización en redes sociales estilo Tinder, Badoo, y otras tantas. Les dejaré el link a mi blog, si les place para leerlo con mayor comodidad, y también dejaré el ensayo por este medio. Sin más preámbulos, el ensayo...

El amor, con etiquetas.
No es un nuevo decir que “el amor”, en el transcurso del siglo XXI, ha tomado en las sociedades modernas un rumbo completamente diferente al que seguían los compromisos tradicionales. Tampoco es nuevo el decir que el “amor” (en comillas, pues deberíamos definir qué es amor) se transformó en una mercancía más en el momento que fue acaparado por el “espectáculo”.
Cuando Guy Debord (filósofo situacionista) escribía en los 60’ que “el espectáculo no es un conjunto de imágenes, sino una relación social entre personas mediatizada por imágenes”[1], no creo que haya imaginado que las mismas personas fuesen las que configurasen su propia imagen para utilizarla como un medio de relacionarse socialmente o, por lo menos, no con la misma eficiencia con la que hoy lo hacemos. Y es que, en su gran mayoría, las webs y apps de citas por internet son fundamentalmente eso: la mercantilización del amor, la cosificación de nuestra imagen como individuos. Y, parafraseando a Bauman, las relaciones tienden a ser “líquidas”, débiles e implican poca responsabilidad. Es cuestión de satisfacer un deseo o una apetencia, por eso no implica realmente una relación “amorosa”, no implica un “nosotros”. Las palabras del filósofo, sociólogo y ensayista son crudas, pero de una verosimilitud considerable con la realidad:
El deseo es aquí el deseo de consumir […]. El deseo es un impulso dirigido a despojar a la alteridad de su otredad y, de paso, de su poder. De tanto ser probada, explorada, conocida hasta la familiaridad y domesticada, la alteridad sale con el aguijón de la tentación extirpado y roto... sí sobrevive al tratamiento, claro está. Pero lo más probable es que, en el proceso, sus restos no digeridos terminen cayendo del ámbito de los productos consumibles al de los desechos.[2]
El miedo a la responsabilidad es evidente, y el lenguaje hace una manifestación empírica de ello. Los llamados “vínculos sexo-afectivos” manifiestan esta cosificación, aunque el término en sí sea utilizado para “no poner al otro en el lugar de objeto de un vínculo”[3], cuando el proceso mediante el cual uno selecciona estos vínculos es comparable al de ver un catálogo de ropa en línea:
¿Cómo hacer para generar un "match" que sea compatible con lo que buscás? Lo mejor es ser específico en las búsquedas. "Vamos buscando gente afín, yo tengo mis claves, políticas y feministas, y esto me sirve de filtro para las personas que agrego.[4]
La anterior declaración de una usuaria de la app Tinder deja en claro el proceso. Basta con seleccionar filtros para encontrar lo que más se adecua a lo que uno desea del otro. Todo aquel que no cumpla los requisitos que cada uno o cada una impone en su búsqueda, será invisibilizado por un algoritmo que “filtra” aquellos perfiles que no nos gustan o no nos interesan.
La “ley de Mirtha.”
Mirtha Legrand, la “Chiqui”, conductora de televisión argentina de antaño, forjaría sin saber el precepto que este tipo de redes sociales readapta a su estructura de funcionamiento: “Cómo te ven, te tratan…” y si te ven mal no hace falta el maltrato, alcanza con hacer un “click” o un movimiento del dedo (dependiendo de si se usa una computadora o un smarthphone) e indicarle a la aplicación que no nos interesa el perfil que se nos presenta en la pantalla.
Refiriéndose al “sexting” (o “sexo virtual”), una experta en salud sexual señala:
“… tener en cuenta que nuestras imágenes se deben enviar sin el rostro y sin ninguna seña particular que nos pueda reconocer […]. El riesgo que corremos es que nuestra imagen sea reenviada sin que estemos de acuerdo…” [5]
Si bien la autora informa sobre un peligro real y habitual en la cuestión de la divulgación de imágenes íntimas en la virtualidad, deja constancia de este empleo de la imagen como mero objeto de deseo, y la “cosa” sigue ahí, al punto que no podemos ni confiar por entero en nuestro “vínculo”, pero aun así necesitándolo para satisfacer nuestros apetitos sexuales.
Cuando Zygmunt Bauman habla sobre la “vida de consumo”, se refiere justamente a una sociedad donde todo debe ser necesariamente consumible, dónde nosotros mismos somos llamados a producirnos para nuestro posterior consumo:
Los colegiales y colegialas que exponen con avidez y entusiasmo sus atributos con la esperanza de llamar la atención y quizás ganar algo de ese reconocimiento y esa aprobación les permitiría seguir con el juego de la socialización; los clientes potenciales que necesitan expandir su nivel de gastos y límite crediticio para ganarse el derecho a un mejor servicio […].
Ellos son, simultáneamente, los promotores del producto y el producto que promueven.[6]
A modo similar, somos nosotros quienes construimos una imagen, un perfil que nos sirve como carta de presentación, al mismo tiempo que buscamos perfiles que cuadran con nuestros gustos y nuestras preferencias. Nos evitamos así la molestia de tener una experiencia “desagradable” con nuestro próximo “vínculo” a consumir.
En la web del diario La opinión de Murcia, una crónica nos brinda un ejemplo claro, en contexto de pandemia –que al mundo azota en este 2020–:
Mientras esperaba para volver desde el extranjero, Alicia se ilusionó con Paula. «Parecía que la cosa iba bien. En cuanto volví a España, quedamos. Era la fase 3». Alicia recuerda pasar una primera cita con las mascarillas puestas y miedo al contagio, pero «la distancia social no la mantuvimos». «Fue una cita agradable, pero no hemos vuelto a hablar», manifiesta Alicia, que recuerda que se había formado otra imagen de ella por sus fotos y mensajes y, finalmente, superó sus expectativas.[7]
En el momento en que la incongruencia entre la imagen y la realidad queda en manifiesto, la ilusión y el deseo se desvanece. El conocer al otro, el adentrarse en el otro, no juega un papel importante. Pero así es el acuerdo, casi tácito, entre los usuarios.
Cualquiera puede retrucar, en esta instancia, que lo de dar una “buena imagen” no es nuevo. Lo cual es bien cierto. El linaje, las riquezas, la gentileza “caballeresca” … eran así mismo una especie de carta de presentación en otros momentos de la historia. En el Decamerón de Bocaccio es factible de observar este tipo de estilo de “hombre” de la Alta edad Media, y asimismo prototipos de mujeres “ideales”. Pero se trataba de una sociedad más elitista y estrictamente jerarquizada, y no existía una “mercantilización” de la imagen como la que hoy tenemos, ni tampoco una producción tan generalizada de nuestra propia imagen. Lo que vivimos hoy es una especialización técnica y masiva de autoproducción y consumo de experiencias, donde ya ni siquiera buscamos el amor, sino la satisfacción; donde no queremos asumir compromisos, sino consumir hasta que el producto se agote.
La imposición silenciosa de una imagen hegemónica.
No se puede oponer, abstractamente, el espectáculo y la actividad social efectiva; este desdoblamiento se encuentra él mismo desdoblado. El espectáculo que invierte lo real es efectivamente producido. Al mismo tiempo, la realidad vivida se encuentra materialmente invadida por la contemplación del espectáculo, y retoma en sí misma el orden espectacular dándole una adhesión positiva. De los dos lados la realidad objetiva está presente. Cada noción así fijada no tiene como fondo más que su pasaje a lo opuesto: la realidad surge en el espectáculo, y el espectáculo es real. Esta alienación recíproca es la esencia y el sostén de la sociedad existente.[8]
No solo nos producimos a nosotros mismos para nuestro posterior consumo, así como buscamos un perfil que nos resulte “deseable” o que sea de nuestro agrado. Necesitamos un modelo. Necesitamos saber cómo ser “lindos”, “apuestos”, “atractivos”. Precisamos construir una imagen que atraiga a más compradores y/o compradoras, con el menor margen de error posible. Aquí es donde aparece el espectáculo como “la afirmación de la apariencia y la afirmación de toda vida humana, es decir social, como simple apariencia.” [9] La relativa facilidad contemporánea de acceder a los medios masivos de información y del espectáculo hacen factible esta imposición de una imagen hegemónica[10], tanto para el hombre como la mujer, a la que el gran público tiende a aspirar. Y, a veces incluso sin saberlo, reproducimos esta imagen de lo “bello”, de lo “atractivo”, de lo “sensual”, en un intento voraz por agradar y por producirnos. Así mismo, cuando buscamos en las redes de citas virtuales nuestra “pareja”, las primeras impresiones nos entran directamente por los ojos, pero no solo por los ojos, sino que también penetran en esa estructura espectacular de lo “bello” que hemos incorporado, que se a introducido, justamente, de manera silenciosa.
El caso del cuerpo femenino es fácil de observar, sobre todo con el auge de los y las influencers.[11] Una de estas figuras hegemónicas que se instala y que sin saber se anhela es, por ejemplo, en Argentina, la de Maria Sol Pérez, o Sol Perez. El volumen y las curvas de su cuerpo vienen a representar la figura de lo sensual[12]. Se sigue así, entonces, que la mujer cuya figura más se asemeje a la de la influencer, será más atractiva. Eso se aspira tener (en el caso del consumidoa) y eso se busca ofrecer (en el caso de quién se produce).
¿El fin del amor?
Si bien lo anteriormente expuesto es evidencia explícita de la mercantilización de nuestra figura y nuestra imagen, así como del consumo del otro como si de un producto más se tratase para la satisfacción de algún apetito nuestro, todo este panorama no es ni por lejos una ley “universal” (aunque tienda a ser la “norma”)
Las relaciones amorosas de este siglo, concretadas mediante un proceso completamente comparable al de ir a un supermercado o al de hacer compras en línea, se articulan a través de una estructura, por así decirlo, de mercado. Lo que no quita que uno no pueda encontrar el amor a través de ellas. Pero debemos cuestionarnos: ¿Cuándo gana la aplicación?, ¿cuándo encontramos “el amor”, o cuándo nos vemos forzados a recurrir a ella una y otra vez por nuestras relaciones “fallidas”?
Antes de finalizar este breve ensayo, me permito dar una concepción más profunda sobre el amor, del ya citado libro de Zygmunt Bauman:
[…] no es en el anhelo de cosas ya elaboradas, completas y terminadas donde el amor halla su sentido, sino en el ansia por participar en el engendramiento de tales cosas. El amor es análogo a la trascendencia; no es más que otro modo de llamar al impulso creador y, como tal, está preñado de riesgos, pues ninguna creación sabe con certeza en qué irá a dar.[13]
El amor seguirá existiendo. Solo basta distinguirlo y no sucumbir ante lo efímero de la mera imagen.

[1] Debord, G. (1967): La sociedad del espectáculo. Ediciones naufragio. (p.9) En línea: http://criticasocial.cl/pdflibro/sociedadespec.pdf
[2] Bauman, Z. (2003): Amor líquido. Paidós. España. Barcelona. (p.27)
[3] (18-08-2019): “´Salgo con mi vínculo´: el nuevo vocabulario de las relaciones de hoy”. Clarín, Entremujeres, Edición virtual en línea: https://www.clarin.com/pareja/-salgo-vinculo-nuevo-vocabulario-relaciones-hoy\_0\_f\_hAm1RNY.html
[4] (17-05-2019): “Apps de citas: lo que buscamos, lo que nos ilusiona, ¡lo que nos espanta!”. Clarín, Entremujeres, Edición virtual en línea: https://www.clarin.com/entremujeres/pareja/apps-citas-gusta-ilusiona-espanta\_0\_5UuqHXRUo.html
[5] Zilberman, D. (26-07-20): “No podemos dejar de lado la sexualidad”, Página 12, Sociedad. Edición impresa, p.21.
[6] Bauman, Z. (2007): Vida de consumo. (p.13) Ebook. En línea: https://www.lectulandia.co/book/vida-de-consumo/
[7] Mar Ibáñez León (25-07-2020): “Noviazgos por Tinder durante el confinamiento”. La opinión de Murcia. En línea: https://www.laopiniondemurcia.es/cultura-sociedad/2020/07/26/noviazgos-virtuales/1132149.html
[8] Debord, G. op. Cit., p.10
[9] Debord, G. op. Cit., p.10
[10] Se habla de “hegemonía” cuando hay un dominio o superioridad de una entidad sobre otras “de igual tipo”. (Wikipedia. Wiki: “Hegemonía”. En línea: https://es.wikipedia.org/wiki/Hegemon%C3%ADa)
[11] Según Wikipedia: “El marketing de influencia, o mercadotecnia influyente, es una forma de publicidad que ha surgido a partir de una variedad de prácticas y estudios recientes, enfocada más a los individuos que al mercado objetivo en su conjunto. Identifica a las personas que tienen influencia (comúnmente llamados influencers) sobre los compradores potenciales y las actividades de mercadotecnia orientadas en torno a estas personas influyentes.” (Wikipedia. Wiki: Mercadotecnia influyente. En línea: https://es.wikipedia.org/wiki/Mercadotecnia\_influyente)
[12] (18-08-2018): “Sol Pérez derritió Instagram con un sensual topless ¿y moretones?”. Los Andes. En línea: https://www.losandes.com.asol-perez-derritio-instagram-con-un-sensual-topless-y-moretones/
[13] Bauman, Z. op. Cit., p.24
submitted by Otro_engranaje to filosofia_en_espanol [link] [comments]


2020.06.05 23:57 Eliancampos19 CULPA

Mi primer cuento que me animo a conocer publicar en internet, espero y les guste
CULPA
El olor a pólvora impregnó el aire. Al suceder el primer disparo, Luis vio un destello y después como un agujero rojo y profundo se formó en la frente de su maestra. El tiempo se hizo lento y una película de color rojo se sobrepuso a su visión. Su mano temblaba, pero aun así hacía un esfuerzo por sostener la pistola calibre 9mm. Juan uno de sus compañeros corrió hacia la puerta del salón, Luis con un movimiento rápido apuntó y disparó; la bala le dio justo en la espalda, penetrando piel y músculos para destrozar la espina dorsal de Juan. Sus demás compañeros se lanzaron pecho tierra para buscar refugio. Luis respiró hondo, embriagándose del olor a pólvora y carne quemada, en un éxtasis, dejándose llevar por la venganza de años de maltratos. Afuera del salón se encontraba lo que parecía ser un perro negro más grande de lo normal, que más parecía un coyote; tenía los ojos blancos, sin pupilas, mostraba sus afilados dientes. Continuó la masacre, Luis, apretando el mango del arma, fue hasta donde se encontraban Daniela, Lizbeth y Laura. Daniela rogó por su vida, mientras Laura y Lizbeth intentaban resguardarse con sus mochilas; Luis acertó tres disparos en la cabeza, después disparó dos veces a Laura en el cuerpo y una más a Daniela. Sacó de su bolsa otro cartucho y recargó, lo hizo de una manera perfecta. Prosiguió con Gerardo, con él, el trato fue especial, Lo agarró del pelo, jalándolo hacia arriba, quería ver sus ojos, forcejeó un poco, esquivó algunos rasguños, pero Luis le disparó en la sien, partes del cerebro salieron disparados junto a una mancha de sangre. El resto de sus compañeros corrían hacia afuera del salón. Luis vio lo que había hecho, El perro negro llegó hasta él. Era tiempo de terminar su obra, Puso el cañón en su boca, sintió el metal caliente y el sabor a hierro. Apretó el gatillo.
La alarma de su celular lo despertó, siempre se despertaba muy temprano para ir a la escuela. Vió hacia la ventana dándose cuenta que todavía estaba oscuro. Se levantó de su cama para ir al baño, después de orinar se miró en el espejo, se tocó la cicatriz que tenía debajo de la nariz, pasó sus dedos por su cabello negro. Él consideraba que si no fuera por esa cicatriz él sería más atractivo. Regresó a su habitación. Se vistió con el uniforme de la escuela, ese día era especial por lo tanto se sentía algo nervioso; de abajo de la cama sacó una caja de zapatos, cuando la abrió se encontró con una pistola Beretta 84 Fs junto a algunas balas de 9mm, la observó unos segundos, en trance.
Un ruido le llamó la atención, de una de las esquinas de su cuarto, se materializó un perro negro, era más grande que la mayoría, sus ojos carecían de pupilas, pero aun así sentía su mirada. Caminaba de una manera elegante, emanaba poder. Fue tanta la sorpresa, que se fue hacia atrás cayendo de sentón. Luis ya calmado se levantó.
-Siempre que apareces logras darme un susto. No era la primera vez que lo veía, llevaba meses observando esa supuesta alucinación. -Así… que será hoy.-La forma de hablar del perro era extraña, no movía su boca, pero la voz grave y con ritmo lento se escuchaba en la cabeza de Luis, como si la transmitiera de una manera telepática. -No lo sé-colocó el arma en la cama junto algunas balas; se sentó a un lado de ella. -Hoy… lo harás. -¿Cómo estás tan seguro?-le cuestionó Luis. -Yo lo se… porque debo saberlo. Conozco tu pasado, presente y futuro. Provengo de un lugar en donde no me rijo por tus leyes. -¿Otra dimensión, acaso? -Tu mente humana no podría entenderlo, solamente alcanzas hasta donde llega tu percepción de la realidad. -Estoy harto de tus metáforas, yo sé que no eres real.-Luis ya se había resignado a nunca conseguir respuestas concretas. Interpretaba eso como una señal de que todo era una mala jugada de su cerebro. Luis revisó su reloj, eran las 6 de la mañana, la entrada era a las 7:30 a la escuela. -Todavía tenemos tiempo para charlar. -¿Por quién… empezarías? -Por la maestra Evelyn,-Luis recordó cómo hace una semana su maestra se burló de él, a causa de una de las tantas bromas que le hacían sus compañeros, por la cicatriz a causa del labio leporino-Después continuaré con juan, el muy bastardo que me robó aquel ensayo. -Unos meses antes como parte de un concurso, Luis escribió un ensayo que le podría haber valido el premio. Cuando llegó el día de entregarlo, se dio cuenta que ya no estaba en su carpeta, la semana siguiente, dieron los resultados en los honores. Juan sorpresivamente había ganado el premio de primer lugar; cuando Luis logró leer el supuesto ensayo, se dio cuenta que era el suyo-Daniela, Laura y Liz serán las siguientes.-tres años de burlas habían sido suficientes “Medio pico, cara culo, deberías usar una bolsa, pero que cicatriz tan asquerosa”. Pero no solo eso, también una ocasión en la que Laura de una manera cruel había jugado con sus sentimientos. Luis apretó sus manos, hasta que sus nudillos se pusieron blancos. -¿Qué me dices de… Gerardo? -¿El que se hacía llamar mi amigo?-Luis lo pensó un momento, Fueron amigos por 6 años de la primaria y dos de la secundaria; hasta que un día, empezó a evitarlo e ignorarlo. Un día junto a otros sujetos lo golpearon en un parque hasta dejarlo casi inconsciente, repitiendo el mismo insulto: “fenómeno”, sin alguna razón aparente-Tendrá lo que se merece, todos tendrán lo que se merecen.
Tocaron a su puerta, un frío le recorrió su espalda, escondió la pistola en su mochila. Cuando abrió la puerta, esperaba encontrarse con su abuela, pero no fue así. Un niño de al menos 5 años vestido con una pijama blanca, entró a su cuarto corriendo. El gran perro le gruñó mientras caminaba hacia atrás. El niño se sentó en la cama; Luis frunció el ceño extrañado, le parecía muy familiar. <> -¿Quién eres? -Soy tu.-dijo el niño. Luis reconoció aquel rostro. Era el mismo pero 9 años más joven. -Fuck…-Dijo sorprendido. -No lo hagas, por favor. Antes de poder decir algo más, el perro negro se adelantó. -Él ya tomó su decisión.-subió a la cama de un salto, se acercó intimidante a Luis niño. -Nunca es tarde para retractarse-La voz de su yo joven a diferencia de la del perro, era lo que se podía esperar de un niño, pero a su vez tenía cierta pizca de sabiduría. El perro negro mostró sus dientes. -Yo he estado en el momento en que... lo ha hecho, acecho a los culpables sin importar cuando. El niño se paró en la cama, por un momento parecía ser mucho más alto. -Y yo soy la respuesta. -dirigió su mirada a Luis, quien seguía confuso-Sé que es difícil, pero debes escucharme, nuestra vida no ha sido fácil. Pero no estamos solos, siempre hay gente que nos quiere. Nuestra madre, los abuelos, tus compañeros de clase… no todo ha sido horrible. El perro gruñó mientras se acercaba lentamente. -No,-dijo Luis-te equivocas. -¿Recuerdas a nuestra madre? Los recuerdos llegaron a Luis, el mundo se fundió y aparecieron en sus ojos. Un día en que su madre y el visitaban el parque. -La amaba con todo… mi corazón,-El veía la escena con los ojos de su versión joven-Ella y yo, contra el mundo. Mi padre nos abandonó, nos quedamos solos... El mundo se distorsionó hasta volver al cuarto. -Pero…-continuó Luis, con lágrimas en los ojos-El cáncer se la llevó y dejó a su pequeño niño al cuidado de !UNOS ABUELOS QUE LO DEJARON IGUAL DE SOLO¡ ¿Por qué me torturan así? Tú-se dirigió al niño-con estos recuerdos y tú-dirigiéndose al perro negro-sembrando el odio en mí. Luis niño intentó acercársele, pero el perro negro se abalanzó, tumbándolo en el suelo, lo mordió en el cuello, haciendo correr sangre. -Ningún maldito día he sido feliz, siempre me he sentido como si todo el mundo me odiara, el bullying… tengo tanto odio… Luis niño desde las fauces del animal hizo un esfuerzo por hablar. -Allá afuera hay gente que no es como toda la que conoces, hay personas que van a apreciar lo que somos. -¿Y si es muy tarde para mí?... Los únicos recuerdos que tenía con sus abuelos, eran de ellos llegando con regalos caros, pero con un sentimiento de vacío; siempre buscó su apoyo sobre algún problema en la escuela, pero nunca lo encontró. Lo únicos recuerdos con su abuelo en especial eran las clases de disparo los sábados por la tarde en un campo de tiro, le enseñó a cargar, apuntar y disparar un arma. -Es para que defiendas nuestro hogar…-Dijo-Un hombre siempre debe saber usar un arma, mi padre me lo enseñó y su padre a él; por eso ahora es tu turno.
El perro soltó al niño de sus fauces, quien cayó como un saco de harina al piso. Caminó hacia la puerta del cuarto. Esta se abrió dejándole el camino libre. -¿A dónde vas?-preguntó Luis. -A cualquier lugar… En realidad nunca estoy en un solo lugar.-Dijo el perro deteniéndose. -Entonces… ¿Si eres real o solo una alucinación de mi mente? -¿Acaso importa de dónde provengo?-las palabras dejaron frío a Luis-ni siquiera importa quién sea yo. Lo único importante en este momento eres tú y lo que harás, solo ten por seguro que no eres el primero ni serás el último, asegúrate que el mensaje que vas a dejar, si sea el correcto, van a buscar culpables, y claro que los encontraran… pero no a los correctos. -¿A qué te refieres? -Los seres humanos siempre buscan culpables cuando no quieren aceptar sus responsabilidades, lo único que quieren es siempre salir limpios ante alguna situación que los pueda afectar. -¿Entonces lo que haré… no tendrá nada ninguna repercusión buena? ¿No evitará que otros niños como yo sufran? El perro salió de la habitación sin responder. Mientras que Luis niño seguía en el piso, con el cuello lleno de sangre. -No lo hagas… por favor.-Luis lo miró sorprendido-no es tarde… -Ya no es solo por venganza. Sé que verlos a ustedes no es normal, y eso me da a entender que ya es tarde para mí; debería estar con alguien que me esté ayudando, pero como siempre… estoy solo, siempre he estado solo. Luis se dejó caer al piso, su cabeza retumbaba de ideas. Las lágrimas caían sobre sus mejillas. Los recuerdos de años de abusos, de las bromas pesadas, las distintas salidas que intentó; buscó una en la escritura, pero lo sucedido con Juan le quitó todos los ánimos de continuar, así que la dejó; el canto fue otra de su “segunda salida” pero sus compañeros fueron los responsables de que lo abandonara. El caso con la Maestra Evelyn era de lo que más le dolía, creía que como era su maestra, al igual que los demás, tenían la responsabilidad de evitar ese tipo de abusos… Pero ese día, cuando se burló de aquella broma, con tal de quedar bien con el resto del salón… La furia de Luis fue incomparable, tanto así que se lastimó la palma de su mano con las uñas; ese suceso fue el que por fin rompió a Luis.
Luis niño se levantó, con un gran esfuerzo llegó hasta Luis y Lo abrazó. -Nuestra madre no quisiera esto para ti… para nosotros.
El mundo volvió a fundirse, a estirarse y entonces apareció ante sus ojos, el rostro de su madre. -Ven… vamos.-era como la recordaba, dulce que te causaba una sensación de paz. Ambos caminaron por el parque, las hojas de los árboles se movían suavemente junto al viento, el cantar de los pájaros y otros niños jugando a lo lejos. -Mama…-dijo Luis. -¿Que pasa hijo?- se detuvieron en medio de un camino de piedra rodeado de árboles. -Nunca me dejes solo… por favor. Su madre se detuvo, se hincó en una rodilla para estar a la altura de su hijo. -Nunca te dejare solo, cariño, sin importar cuando, el amor cruza el tiempo y el espacio… Luis había bloqueado esos recuerdos, no los podía recordar, se encontraban en uno de los lugares más oscuros del cerebro, hasta que por fin habían sido liberados.
Se fundieron en un abrazo, pocas habían sido las personas que realmente le demostraron cariño. -Eres especial, cielo, nunca lo olvides. El mundo se estiró y regresó a la habitación, Los dos Luis seguían abrazados, se separaron, Luis niño ya no tenía sangre en su cuello y las marcas de la mordida habían desaparecido. Cuando se levantaron, la voz de su abuela se escuchó desde el piso de abajo. -Ya vámonos, cielo, ¿Ya estás listo? tu abuelo ya encendió el coche. Luis con un nudo en la garganta no logró producir ninguna palabra. -Te esperamos afuera.-dijo su abuela. Pasó sus dedos por su cicatriz. -¿Lo harás?-preguntó Luis niño. Luis miró su mochila después la puerta y al final hacia la ventana, donde los primeros rayos de sol cruzaban las cortinas. Respiró hondo y dijo: -No lo sé… ¿Acaso importa si lo hago o no? Bob Gray
submitted by Eliancampos19 to u/Eliancampos19 [link] [comments]


2020.03.29 08:08 Winterboss21 No se que hago con mi vida

Hola, probablemente nadie leerá esto, no se como funciona pero realmente quiero sentir que le estoy contando esto a alguien
Soy un joven de 22 años, cuento con mi propia empresa de ingeniería eléctrica y llevo unos años estudiando e invirtiendo en el mercado FOREX así como en materias primas y recientemente he incursionando en los índices bursátiles.
Nunca me gustó la escuela, comencé a fumar tabaco a mis 16 años, comencé a trabajar a mis 17 años en un laboratorio de ensayos eléctricos a transformadores en media tensión, luego comencé a drogarme a mis 18, conocí a la mujer que durante un par de años consideré el amor de mi vida y abandoné la escuela para dedicarme por completo a trabajar
Me drogaba mucho, con cantidades obscenas, 3 ácidos en un día o 6 tachas, cosas así, solo disfrutaba de experiencias muy fuertes, ni hablar del alcohol, siempre tomaba para llegar a la inconsciencia
Aunque me considero una persona educada y agradable, mis padres suelen decirme que soy cruel y en ocasiones una mala persona por mi forma de expresarme, por decirles cosas como:
"Aprecio qué me hayan mantenido con vida tantos años, enserio, y no quiero ser grosero pero no quiero aprender de ustedes porque no quiero llegar a donde han llegado ustedes ni quiero ser como ustedes, es algo lógico, ¿No lo creen?, No lograron sus metas en la vida y viven día tras día únicamente sobreviviendo en medio de problemas"
Verán, no respeto a mis padres, no supieron ser padres, me mantuvieron con vida y nada más, jamás se enteraron de mis problemas de acoso escolar y humillaciones durante toda mi infancia, solo se preocupaban por discutir entre ellos y usarme como arma durante su proceso de separación, mi madre llegando al grado de regañarme y castigarme si no insultaba con groserías a mi padre, recuerdo haberme escondido en el baño muchas veces cada que empezaban a discutir, dejaba de respirar como si eso fuera a hacer qué nunca me encontraran, alguna vez talle con un cuchillo en una mesa de madera qué me quería morir cuando tenía aproximadamente 8 años, misma edad en la cual uno de mis abusadores causó qué tuviera un accidente qué casi me hace perder un ojo y me dejó un par de moretones qué aun forman parte de mi rostro y solo se pueden quitar con cirugía, tanto en la piel cercana al ojo, como dentro del ojo, le hablaron a mi madre de la escuela para que me llevara al hospital, ella llegó 2 horas después
Total, desde que nací mi padre tiene otra familia, no lo reconocí como mi padre hasta que ya era mayor de edad, el siempre qué venía discutía conmigo y me exigía respeto solo por mantenerme sin importar nada y mi madre no hace nada, ni siquiera las labores del hogar qué siempre hizo mi abuelita (Ella fue básicamente de quien aprendí las bases de mi crianza), mi madre no se esfuerza por hacer dinero o progresar, siempre pasa sus días enteros perdiendo el tiempo, viendo televisión, sin cocinar, lavar, trapear, nada
No recuerdo nunca haber sufrido abuso sexual o físico (Al menos no por mi familia), en general nunca me faltó nada económico, siempre tuve una vida decente y educación privada la mayor parte de mi vida, eso lo agradezco
Durante toda mi infancia y parte de la adolescencia sufrí de pesadillas constantes y parálisis del sueño, he tenido pesadillas muy retorcidas, usualmente trataban de mi huyendo, compitiendo o conviviendo con una versión muerta de mi, con mi cadáver deformado y en la peor de todas, con medio cuerpo inferior de lo que reconocí como un saltamontes
Actualmente no suelo tener pesadillas, pero disfruto mucho cuando tengo una parálisis del sueño, intento auto provocarlas de manera constante
Volviendo al tema, mi familia y un pequeño grupo de personas con quienes he compartido mis pensamientos en varias ocasiones han mostrado desaprobación ante mi forma de pensar con respecto a varios temas, me hacen sentir que algo está mal conmigo
He estudiado un poco sobre trastornos de la personalidad, desde el trastorno narcisista hasta la psicopatía pero yo no considero padecer ninguno de estos trastornos, es solo que, desde que terminé mi relación con mi ex pareja hace alrededor de año y medio me enfoque por completo en mi trabajo, terminé mis estudios de nivel medio superior, estuve estudiando un tiempo la universidad en línea en una escuela de paga pero me di de baja temporal por problemas económicos, ahora mismo estoy algo estresado porque tengo deudas con proveedores y ante hacienda por mala administración empresarial y financiera mía, así como unos cuantos clientes que no me pagaron
Esto en realidad no me aflige, me aflige el hecho de pensar que cada día la vida me aburre más, trabajo desde casa y muchos de los trabajos empresariales qué hago los arreglo con subcontratistas desde mi cuarto, el cual uso como oficina, así que no tengo que salir
No tengo mucho contacto humano, no salgo a fiestas ni tampoco tengo interés en conocer a nuevas personas, aun así no vivo deprimido, mantengo un buen estilo de vida, mi cuarto generalmente siempre está ordenado y limpio, deje de fumar hace 3 meses y llevo más de medio año sin drogarme
Pero.... ¿Para que me esfuerzo?
Comprendo y acepto que la vida no tiene sentido, sin embargo es disfrutable hasta cierto punto
He pensado en continuar con esto, hacer dinero, viajar por el mundo, hacer lo que me venga en gana y algún día que me sienta lo suficientemente aburrido acabar con mi vida
Solo me gustaría que al menos mi abue ya esté muerta para entonces
Me entristece la idea de pensar en la muerte de la gente a la que quiero, pero es algo normal, es algo que pasa, todos nos moriremos algún día, no considero que sea tan trágico como la mayoría de la gente lo describe
Lo trágico podría ser la causa de la muerte, no la muerte en sí, por lo que he pensado en que podría ser un buen gesto acabar con la vida de alguien sin qué esta persona se de cuenta, sin dolor, en un momento feliz de su vida
Claro que no estoy loco, no lo haría, jamás, solo pienso que sería más agradable qué esperar la muerte mientras el cuerpo se deteriora cada vez más, sintiendo angustia y miedo
Me gusta pensar en como me sentía antes de estar vivo, era una completa nada, y era hermoso
Tengo una perrita qué es la que me ayuda a salir adelante, cruza de pastor alemán, se llama Akira, ella es mi motivación para salir adelante, no hace mucho ocupó una operación de alto riesgo, esa noche la pasé fatal, realmente sufrí, más que con cualquier otro suceso en mi vida (ya se lo que es perder un familiar, desde que iba en sexto de primaria, pero no sentí gran cosa, lo recuerdo solo porque uno de mis primos me pregunto con desagrado y lágrimas brotando de sus ojos si no me sentía triste por la muerte de mi tía, no supe que contestarle, pero mi perrita me provocó un dolor inconmensurable, no tanto por su muerte, sino quizá por el hecho de quedarme solo)
He pensado en adoptar, pero me aburre la idea, también me aburre recomenzar una relación, no es que no crea en el amor, es hermoso y existe, pero me aburre hacer todo ese proceso de tener una relación y enamorarse de nuevo, también me aburre el sexo, cada día le pierdo más interés
Quiero ir al psicólogo, ya he ido antes pero no pude abrirme ante ella, y ella solo me dijo que yo estaba bien y no necesitaba terapia, eso me hizo perder la fe, ¿No se supone que ella tiene que ver más allá de mis palabras?, esta es la primera vez que puedo contar tantos detalles al respecto, si decido ir al psicólogo nuevamente llevaré este escrito y lo mostraré
Me gusta pensar que toda la gente es como yo y mis pensamientos pasan por la mente de todos, quizá solo estoy sobre pensando las cosas
Hay muchas cosas más por contar, pero mi cabeza comienza a bloquearse nuevamente y ya no se que decir o que pensar
Si alguien leyó esto hasta este punto, muchas gracias
submitted by Winterboss21 to psicologia [link] [comments]


2017.08.14 08:53 Subversivos Odio a muerte en la España profunda

Sucedió el domingo 26 de agosto de 1990 a última hora de la tar­de en un lugar llamado Puerto Hurraco, un pueblo profundo de Ba­dajoz con 205 habitantes censados y protegido por dos montes ne­gros con forma de ala. Los hermanos Emilio y Antonio Izquierdo, de 56 y 58 años, se apostaron en un callejón, descargaron sus escopetas de repetición y abatieron a quince personas. Nueve de ellas murie­ron entre esa fecha y el 10 de septiembre y las seis restantes fueron reponiéndose con desigual fortuna: todas han quedado marcadas por la tragedia, pero algunas tendrán que soportar el recuerdo en una silla de ruedas.
LOS SUCESOS DE EL PAÍS Puerto Hurraco, odio a muerte en la España profunda Los reportajes y ensayos de esta veraniega serie han sido extraídos del libro Los sucesos de EL PAÍS, publicado en 1996 como parte de la conmemoración de los 20 años del diario, lanzado el 4 de mayo de 1976. Históricas firmas del periódico, como Rosa Montero, Juan José Millás o Jesús Duva desmenuzan algunos de los crímenes que han marcado la reciente Historia de España, de la matanza de Atocha al crimen de los Marqueses de Urquijo.
En un principio, los hermanos habían venido decididos a asestar un golpe de muerte a la familia Cabanillas —las dos hijas de Antonio Cabanillas, de trece y catorce años, fueron las primeras en caer—, sus enemigos frontales desde los años veinte, pe­ro el olor de la pólvora y la sangre que corría pendiente abajo por la calle principal les dejó clavados en el suelo y en el gatillo. Al final, dispararon sobre todo lo que vieron. Emilio huyó al monte después del primer cargador. Antonio se quedó allí todavía un rato, hasta agotar el segundo. Horas después, de madrugada, la Guardia Civil tuvo que sacar a tiros a los dos hermanos de un cercano olivar en el que se habían refugiado —tanto, que dos guardias civiles resultaron gravemente heridos. Luego, se comentó que por qué no habían huido, por qué habían quedado atrapados en el lugar rabioso de su cri­men. Tal vez, la venganza, que les había atado a Puerto Hurraco du­rante toda la vida, les atara también después de llevarla a cabo.
El suceso se vivió en España con la extrañeza y el temor de quien se encuentra frente a páginas del pasado resucitadas con actores de carne y hueso. La década recién inaugurada quería significar el ine­luctable fin de aquella otra España de oscura conciencia, aislada del mundo y sobreviviendo dificultosamente de recursos escasos y entre penas y culpas que se colaban por los callejones históricos del pesi­mismo y de la tristeza. Eso había terminado. Estábamos en Europa y ya habíamos dado los primeros pasos hacia una modernidad con­sensuada por los propios y arropada por los extraños. Muchos vie­ron en Puerto Hurraco una fotografía antigua o el último latigazo de un mundo que se extinguía, pero muchos otros se enfrentaron, con una perplejidad interrogante, a un suceso real y presente que ponía en cuestión la idea actual de España, siempre vista a través del pris­ma urbano, cubierta por la sombra avanzada de la capital y de las capitales. Aquí se cifraba la incógnita: se trataba del pasado o se tra­taba de ignorancia del presente.
Dos días después de la matanza, el suplemento dominical del dia­rio EL PAÍS envió a quien esto escribe y al fotógrafo Miguel Gener a buscar las claves de un suceso que reunía paradojas suficientes co­mo para pensar que la averiguación no había concluido con la me­ra información del desastre.
Detrás de los visillos
La primera impresión de Puerto Hurraco, una estrecha calle principal en cuesta, a última hora de la tarde espesa y caliente de agosto, con una mujer que todavía fregaba en las paredes y en el cemento las manchas de sangre, y puertas cerradas a cal y canto, fue la de estar visitando un pueblo con gente vigilando detrás de los visillos de la ventana. De vez en cuando se escuchaba, casi exagera­damente, casi como si uno se lo estuviera inventando o esperase in­ventárselo, un cerrojo que recorría la calle, que salía del pueblo y que se perdía en una resonancia entre los omóplatos de los dos mon­tes negros que planeaban siniestramente sobre las casas blanquea­das. No había nadie en la calle y las únicas figuras visibles eran las de dos guardias civiles sentados en un cuatro latas ladeado sobre una cuneta a la entrada del pueblo.
MÁS INFORMACIÓN Puerto Hurraco, odio a muerte en la España profunda Todo lo publicado en EL PAÍS sobre el caso 2015: Puerto Hurraco quiere olvidar 2010: El último de los asesinos se ahorca en su celda 1994: 688 años de cárcel para los hermanos Izquierdo De vez en cuando, algún vecino cruzaba velozmente y miraba al­rededor como si tuviera que cerciorarse del lugar en que vivía. Con el paso del tiempo, se terminaba descubriendo a otros periodistas y fotógrafos, que salían apresuradamente de una casa para entrar en otra y que ya habían adoptado los hábitos clandestinos de la pobla­ción. El día que siguió al entierro de las víctimas, entre el fragor de cepillos que intentaban borrar la sangre del domingo, un vecino pi­dió a los reporteros que no se marcharan, «porque así se sentían más protegidos». Pero, al mismo tiempo, no aceptaba hospedajes «por temor a represalias». La guerra de Antonio y Emilio Izquierdo ha­bía derivado en una guerra interna: a ver quién dice y qué a los pe­riodistas.
En los días siguientes a la matanza, uno de los aspectos más sorprendentes —para un recién llegado— era el clima de tensión que se había creado entre los propios vecinos. Daba la impresión de que la alarma no había dejado de sonar todavía y de que esta vez el peligro no iba a venir de afuera —Emilio y Antonio vivían en Monte­rrubio de la Serena—, sino de los intestinos de la aldea. La razón, sencilla, pero que tardaba en descubrirse, tenía que ver con los in­trincados lazos de parentesco de los habitantes de Puerto Hurraco. Los Izquierdo y los Cabanillas se odiaban, y el hecho es que una buena parte de las familias de Puerto Hurraco eran Cabanillas o Iz­quierdo, pero una parte aún mayor había mezclado sus apellidos con el sistema endogámico tan habitual en las zonas rurales y aisladas del interior de la península. De forma que los Cabanillas Izquierdo o los Izquierdo Cabanillas suponían un verdadero grueso de la po­blación.
El cementerio era una prueba contundente de esta tupida red de peligros. Situado a un costado de la carretera general, rodea­do de un campo que parecía en estío permanente, mostraba con to­da claridad y en letras de molde la hegemonía de los dos apellidos y de sus mezclas. Para mayor enrarecimiento, en la catástrofe del do­mingo había muerto una cuñada del marido de Emilia Izquierdo, la tercera hermana en discordia junto a Luciana y Ángela —a las que más tarde se acusaría de haber inducido a sus hermanos al asesinato.
En esos días, cada cual podía imaginar la amenaza en el interior de su propia casa o lindando con la del vecino. Todo dependía del bando en que cada uno decidiera alistarse o se sintiera incluido, ha­bida cuenta de que todos y cada uno tenían innumerables posibili­dades de pertenecer a ambos. Por tanto, una cierta arbitrariedad surgida de lo que no se sabía del otro, del próximo, cuyos verdade­ros sentimientos podían haber estado escondidos o disimulados para brotar ahora repentinamente, se unía a la conmoción y al miedo generalizado. La ecuación resultante era, pues, miedo más arbitra­riedad y su solución, una incógnita. Curiosamente, esos mismos tér­minos habían estado, como se vería después, en el origen de la tra­gedia.
Los días que siguieron al suceso fueron días temidos. Había mie­do al regreso de las hermanas presuntamente instigadoras, Luciana y Ángela, evaporadas desde la semana anterior; miedo a Antonio Cabanillas, el padre de las niñas asesinadas; miedo a la respuesta de las distintas ramas de las distintas f31nilias, dentro y fuera del pue­blo; y, sobre todo, un miedo contagioso a que la cuerda del último drama tirase de otros dramas sobre los que el olvido había trabaja­do como una lápida. Algunos vecinos hablaban ya de hacer las ma­letas y de cerrar los escasos negocios. Se temía el éxodo.
Fuera de esto, existía también una aprensión —causada por esta estructura de parentesco— relacionada con que ciertas historias sa­lieran a la luz. Una especie de pudor repentino de una aldea endo­gámica acostumbrada a guardar sus conflictos. Y también un tem­blor vergonzoso a aparecer como el reflejo miserable de esa España profunda, tan traída y llevada por los libros, por el cine y por la te­levisión, de niños en las tinajas, campesinos obtusos y sanguinarios, y malevolencia rural.
En el fondo, con unas cosas y con otras, se estaba jugando la su­pervivencia del pueblo. Había algo más que una disputa sangrienta entre familias: se había puesto en peligro la supervivencia colectiva.
Cuando los vecinos se decidían a hablar era para defender esa su­pervivencia. Insistían, de un modo que se dirigía en primer lugar a su propio convencimiento, como si la presencia del interlocutor sir­viera sobre todo para escucharse a sí mismos, en que el estallido no afectaba más que a los «amadeos» y a los «patas pelás», ramas par­ticulares de los Cabanillas y de los Izquierdo. Aceptar la idea de una guerra entre los Cabanillas y los Izquierdo, sin matices y sin reduc­ciones, era transigir con la idea de una guerra universalizada y con la previsión de una hecatombe a la vuelta de la esquina. Fuera co­mo fuese, el primer gesto de la supervivencia consistía en espantar los fantasmas de una contienda colectiva, particularizando el con­flicto hasta contenerlo en su territorio más pequeño.
La supervivencia, además, merecía la pena en términos objeti­vos. Los términos estaban relacionados con la reciente prosperidad del pueblo, tradicionalmente dedicado a la aceituna, el grano, los cerdos y las ovejas. Las subvenciones estatales y el empleo comuni­tario habían hecho crecer el nivel de vida en los últimos cinco años. Se veían casas nuevas y reformadas por todas partes, las calles es­taban asfaltadas y en los pequeños negocios se respiraban aires de beneficio. Para entenderlo mejor, había que remontarse a la historia de una aldea que no conoció la electricidad hasta los años se­tenta, el agua corriente hasta los ochenta y el asfaltado de las calles hasta hacía seis años. Por primera vez, aquella conciencia colecti­va, secularmente cerrada al mundo, había empezado a asomarse a él. Los defensores de la tesis de la tragedia aislada luchaban con­tra la memoria en una atmósfera de pólvora antigua. Era la memo­ria de una aldea fundada por familias Izquierdo provenientes del cercano Helechal en el siglo pasado y que, a principios de la centu­ria, se encuentran conviviendo con extraños que regresan de una emigración cubana.
En ese momento comenzó la guerra, la guerra de los Camariches (Izquierdo) contra los Habaneros (Cabanillas). Es decir, la guerra de los fundadores contra una familia de intrusos llegada de Cuba. A la vista del entramado presente de parentescos, la resurrección de ese conflicto significaría la guerra de todos contra todos. Después de tan­tos años, y estando tan cerca ya del mundo contemporáneo, los habi­tantes de Puerto Hurraco temían, tras el nefasto domingo de agosto, levantarse por la mañana pensando que cualquiera podía ser un ene­migo, que la fiera dormida podía despertar y llenar el aire de zarpa­zos. Como si no hubiera pasado el tiempo o como si hubiera dado igual que el tiempo hubiera pasado. En ese aspecto, sus sentimientos eran muy semejantes a los sentimientos con que el resto del país les contemplaba. Mientras el país entero, a su vez, se sentía observado por los nuevos y modernos amigos europeos, los mismos que habían surtido la leyenda negra española de hechos que la confirmaban ejemplarmente, de hechos muy semejantes a los de Puerto Hurraco. Seguramente, Puerto Hurraco hizo que los españoles se volvieran tan hipersensibles a la observación como los propios vecinos, y también desde esa oscura culpabilidad nutrida por la incertidumbre y la ig­norancia.
La historia olvidada
Existía, por tanto, una historia de Puerto Hurraco, una historia escondida y, al parecer, fatalmente olvidada, a la que se había re­gresado brutalmente a causa de ese mismo olvido.
Hacia 1920. Unos niños juegan en el polvo marrón de una calle­juela. Los hombres arrastran sus mulas en el campo y las dos len­guas de piedra negra que desde la montaña lamen Puerto Hurraco lanzan chispazos de luz. Los niños son Ángel Cabanillas, apodado El Rapa, y los hijos de La Torcía y La Daniela, ambas de familia Iz­quierdo. De pronto, se enredan en una gresca. El Rapa, de catorce años, se marcha a su casa. Al cabo de un rato, cuando quiere salir de nuevo a la calle, La Torcía y La Daniela le esperan armadas. La madre de Ángel Cabanillas no le deja salir. El incidente crea una tensión desproporcionada entre las familias. No hay un previo con­flicto de tierras, ni otro conocido. Pero la tensión alcanza los años si­guientes, cuando las familias aparecen en la historia completamen­te enconadas.
Año 1928 o 1929. Luis Cabanillas se interpone en la amistad de su hermana Matilde con Alejandro García Izquierdo. Alejandro pide ayuda a los parientes Izquierdo y traman esperar a Luis a la salida del salón de baile de Marcelo Merino. Son las últimas horas de la fiesta, el ambiente del salón está espeso y un amigo de Luis abre la ventana. Por encima de los tejados distingue el perfil lunar de los montes y, con la misma luz, a Alejandro y a sus primos apostados en una de las callejuelas. Luis hace cuestión de honor en salir mientras tantea la navaja que lleva en el bolsillo del pantalón. Antes de que los Izquierdo reaccionen, asesta una puñalada en el cuello a Alejan­dro García. El acuchillado nunca llegó a recuperarse totalmente. «Se quedó como atontado.» Luis Cabanillas fue condenado a siete me­ses de cárcel ya posterior destierro en Peñarroya.
Año 1935. Se repite el suceso con distintos protagonistas e inversa fortuna. Un baile en una fiesta cercana. Basilio Cabanillas ronda a Amelia Izquierdo, prima de Daniel Izquierdo, por mote El Dentis­ta. Al parecer, Basilio y Amelia se entienden. El Dentista interrum­pe la escena y discute con Basilio. El clima se caldea a lo largo de la noche. Finalmente, El Dentista lanza una amenaza y se marcha. Ba­silio regresa al pueblo caminando, sorteando pedregales y olivos en una noche cerrada. El Dentista surge de entre unos matorrales y le apalea hasta tumbarlo. Basilio consigue llegar a su casa y de allí a un hospital de Badajoz, donde tardará semanas en reponerse. Daniel Izquierdo, El Dentista, fue encarcelado y años después tuvo que pa­gar fianza para conseguir la licencia de escopeta.
Hasta estas fechas, los conflictos responden al esquema de Ca­mariches contra Habaneros. No hay disputas materiales de ninguna especie. Las disputas tienen trasfondo grupal y las heredan los pa­rientes por extensión consanguínea y cronológica. Se trata de los fundadores y de los emigrantes que legan a su descendencia una probable competitividad a escala local y sólo explicable dentro de un entorno cerrado donde el roce produce una marca cuya exposición continua tiende a pasar por herida.
El resto forma parte de una historia más y mejor manejada por los que todavía viven. Pasaron 26 años desde las andanzas de El Dentista hasta la desgracia siguiente. En ese plazo largo, que no se­ría el único de magnitud que mediaría entre catástrofes, los Cabani­llas y los Izquierdo debieron de fundirse en una maraña de lazos de parentela, que hoy son inextricables y amenazadores. Estos lazos parecían configurar una paz decisiva. Pero en Puerto Hurraco la paz ni se decide ni tiene dueños.
Años 50. Amadeo Cabanillas Caballero y Manuel Izquierdo, llama­do Mal Tiempo, echan ovejas en los tristes pastos de Puerto Hurraco. Las fincas lindan. No hay cercado, sólo un golpe largo de tierra amon­tonada que las separa. Las ovejas entienden mal la delimitación y se la saltan sin reflexionar. Otra gresca, de no grandes dimensiones, pe­ro que se conserva en la memoria como un hito de este prolongado ca­mino de desavenencias. El que algo así se conserve en la memoria es lo más inquietante de todo.
Año 1961. Se produce el primer choque entre Antonio Cabanillas -el padre de las niñas asesinadas-, todavía niño, y los futuros cri­minales de sus hijas, Emilio y Antonio Izquierdo. «Al niño le tupie­ron la boca de hierba.» El padre de las niñas asesinadas negó en esos días aciagos de agosto que tuviera jamás un roce con Antonio y Emi­lio. Aunque lo negaba no como si negara el hecho, sino como si ne­gara cualquier especie de memoria. Mientras se dirigía con su trac­tor al campo, dos días después de las desgraciadas pérdidas, de la boca de Antonio Cabanillas se escapaba la palabra «maldad» con una certeza religiosa.
El caso es que, sin moverse de la fecha, Amadeo Cabanillas Ri­vera, hijo del otro Amadeo y hermano de Antonio, discutió con Jeró­nimo y Luciana, hermanos de Antonio y Emilio por el asunto del chaval. Luciana se rompe un brazo al caer empujada por Amadeo: ésta es toda la historia de amor que vivieron y que en 1990 levanta­ba especulaciones acerca de un despecho sentimental que habría ali­mentado la última fase del resentimiento. Jerónimo esperó en la fin­ca de Las Pelícanas a Amadeo y lo mató de una cuchillada. Años de cárcel, psiquiátrico y destierro a Monterrubio, a seis kilómetros. El pueblo donde vivían y desde el que tramaron los hermanos Izquier­do la matanza.
1984, veintitrés años más tarde. La casa de Isabel Izquierdo, ma­dre de los convictos y hermana de Mal Tiempo, se incendia. La ma­dre muere, y las hermanas, que estaban esa noche en la casa, acusan a Antonio Cabanillas de haber prendido el fuego y al pueblo entero de no haberles ayudado. Lo cierto es que olvidaron a su madre entre las llamas y que muy pocos vecinos llegaron a despertarse esa noche.
  1. Jerónimo repite cuchillada en la Cooperativa de Monterru­bio, esta vez sobre Antonio Cabanillas, que tiene que ser ingresado. A partir de este momento, los Patas Pelás se enclaustran en su feu­do de Monterrubio. Los hermanos se dedican a jugar a las cartas y a toma: helados de corte, una especie de pasión. Luciana y Ángela van clamando justicia por las calles, se arrodillan delante del cuar­telillo de la Guardia Civil y obligan a los vecinos a desenchufar los frigoríficos ya parar los relojes de pared, por temor a que camufla­ran bombas. Una existencia entre la locura y el miedo, alimentada por confidentes y enzarzadores. Después de que la locura y el miedo hubieran fermentado lo suficiente y se hubieran descompuesto en su propio caldo de cultivo, llegó el domingo sangriento, tras las fiestas de agosto. «Vengo a por el Puerto, esto vengo esperando hace seis años», dicen que gritaba Emilio Izquierdo desde el callejón entre descarga y descarga de su repetidora.
Ruido de cerrojos
Esta historia pudo componerse a partir de fragmentos, de confi­dencias a media voz, hechas en el pequeño bar donde los parro­quianos se limitaban a jugar a las cartas y a vigilar permanente­mente a los periodistas o, tras llamar a alguna puerta, atravesar un largo pasillo y quedarse en el patio del fondo mientras los dueños de la casa echaban los cerrojos. Jamás se confiaban en grupo. Las úni­cas posibilidades dependían de encontrar a solas al interlocutor o de sacarle de la proximidad de los otros. Las mujeres y los hombres ha­blaban en su casa sólo a condición de que no estuviera el cónyuge. La mutua vigilancia a que todos se sometían daba como resultado un silencio a medias y, muchas veces, ficciones o falsedades.
Los más proclives a soltarse, y no mucho, eran los emigrantes que habían regresado para las fiestas y los que habían tomado la deci­sión de marcharse. Por lo general, se negaban a dar el nombre y sólo apuntaban la rama de Izquierdo o Cabanillas a la que pertenecían y cuya posición estratégica en el conflicto era prácticamente imposi­ble desentrañar para el forastero. La mayoría hablaba como Caba­nillas en esos momentos, pero un ligero contraste con el siguiente in­terlocutor arrojaba la idea contraria. No decían su nombre, aunque se denunciaban entre ellos. «Ése con el que dice que ha hablado es un Amadeo» o «ese es un Pata Pelá».
Al llegar la noche, los guardias civiles recomendaban severamen­te que los periodistas dejaran el pueblo. Entonces sí que sonaban los cerrojos más allá de toda atmósfera literaria. Miguel Gener hizo unas espléndidas fotografías de lo que era la noche en Puerto Hurraco, aguantando en aquella oscuridad tensa en la que las luces de los fa­roles se pegaban al suelo y dejaban recortado por encima el cielo an­cho, espeso y nocturno, de las tierras pacenses. Esas fotografías con­siguieron reproducir las tenebrosas impresiones que podría haber sentido cualquiera que se acercara a Puerto Hurraco horas después de la, carnicería. Algo así como meterse en un poblado fantasma del viejo Oeste, pero sin épica, cruzado por caminos que se fundían en la noche y con una carretera cercana que parecía el tramo final de todas las carreteras del mundo. Dentro de las casas, las luces se apa­gaban enseguida y entonces el cielo oscuro empezaba a pesar y a desplomarse como la tapa de un ataúd.
En Esparragosa o en Zalamea, a pocos kilómetros, la noche se vi­vía de muy distinta manera. La gente salía a tomar el fresco al qui­cio de la puerta, se veían corros de adolescentes en las puentecillas y paseantes que se adentraban en la tiniebla de los senderos. Eran las horas para respirar un poco de aire, después de los cuarenta gra­dos de secano que habían carbonizado el día. En Puerto Hurraco no se respiraba, los habitantes parecían contener el aliento hasta que pasara algo que se sentía próximo y fatal. Esa noche calurosa de en­cierro daba la verdadera temperatura del ánimo de la gente.
El día 30 de agosto las hermanas Izquierdo, Ángela y Luciana, salieron de un escondrijo de Madrid y tomaron el expreso de Bada­joz. A partir de ese momento iniciaron su escabroso periplo entre las pretensiones del fiscal, que las acusó de conspirar junto a sus her­manos -aunque la Audiencia de Badajoz revocó en febrero de 1992 el auto de procesamiento-, y su inexorable destino psiquiátrico en Mérida. Pero durante los cuatro días en que estuvieron desapareci­das, Ángela y Luciana se presentaban como la clave que podía des­cifrar los enigmas. Y también disolver el sentimiento de amenaza in­mediata que todavía pesaba sobre las gentes de Puerto Hurraco. Su desaparición había prolongado la inquietud, porque, sin lugar a du­das, tanto para los de Puerto Hurraco como para quienes estaban al tanto en Monterrubio de la Serena, había una diferencia sustancial entre el dedo que había apretado el gatillo y el cerebro que había en­viado la orden.
La casa de Monterrubio era una casa de pueblo de dos plantas pe­queñas embutida en una hilera y tan cerrada a cal y canto como, según decían, lo había estado en los últimos años, cuando los hermanos y hermanas Izquierdo vivían en ella. El diagnóstico del vecindario era tan concluyente como lo fue después el de la Audiencia. Eran dos mu­jeres mayores, de 49 y 63 años, prematuramente envejecidas, cuya existencia estaba organizada alrededor de los líos vecinales, que salían dando gritos de su casa y recorrían las calles insultando a sus parien­tes de Puerto Hurraco y a cualquiera de Monterrubio que se cruzara con ellas, que peregrinaban regularmente al cuartelillo y que, simple­mente, «no podían estar bien». En contraste, Emilio y Antonio rara vez protagonizaban un altercado. Parecían bastante pacíficos o quizá sólo tranquilos y, según la opinión del coro popular de Monterrubio, absolutamente dominados por sus hermanas.
Ninguno de los cuatro se había casado. La única pista sentimen­tal relacionaba a Luciana con Amadeo Cabanillas, en el famoso episodio que concluyó con fractura de huesos para la mujer y que inau­guró la última fase criminal entre las familias antagonistas. Luciana negó en días posteriores que hubiera existido semejante posibilidad, como no podía ser de otra manera. Los cuatro hermanos, por lo de­más, apenas salían de la casa de Monterrubio, donde las persianas estaban permanentemente bajadas y los pestillos echados. Allí fue­ron re cociendo su animadversión y sus malos sentimientos durante seis años.
Con todo ello viene el dilema. La matanza de Puerto Hurraco pue­de ser contemplada a la luz de una historia secular de rencillas y con­flictos que culminó de esa manera como podía haber culminado de cualquier otra parecida, o bien esa tragedia hay que observarla a tra­vés de esta última escena, mucho más reducida, mucho más actual, mucho mejor iluminada. Si fuera así, lo que se ofrece a la vista es el cuadro de cuatro hermanos encerrados en sí mismos, con antece­dentes psiquiátricos y con manifestaciones de desequilibrio patentes, aislados en un pueblo de Badajoz que ni siquiera es el suyo, armados hasta los dientes y profiriendo amenazas constantes, ante la pasivi­dad de instituciones y vecinos. Después se conocería el dominio pa­tológico que los mayores ejercían sobre los pequeños y también sal­drían a la luz abultados rumores sobre la vida de los Izquierdo. Pero no había ninguna necesidad de ello, porque un simple vistazo a los historiales clínicos, al entorno familiar en el que habían crecido y aprendido, a su vida cotidiana y a sus hechos cotidianos, habría bas­tado para anticipar un pronóstico de lo que podría ocurrir y de lo que fatalmente ocurrió.
Los desheredados
La historia de la España negra y profunda siempre ha servido ha­cia dentro y desde fuera. Desde fuera, el que más y el que menos ya sabe cómo ha funcionado. Pero, paradójicamente, también ha sido eficaz a la inversa, tapando la desidia de la sociedad civil y de las instituciones públicas, y arrojando al pozo sin fondo de la concien­cia de un pueblo que se ha movido entre la supervivencia y el olvi­do todos los desastres que nadie era capaz de asumir.
Desde un punto de vista literario y dramático conmueve descubrir que un pueblo de doscientos habitantes guarde en su memoria cen­tenaria un arsenal de disputas que van desde lo ridículo hasta lo ca­tastrófico, con nombres y apellidos, con detalles minúsculos trasmi­tidos de padres a hijos como las palabras de una liturgia, y que la tragedia corone finalmente esta memoria. Pero desde el punto de vis­ta de los hechos, lo único que se acerca a los motivos verdaderos —más allá de las leyendas que nos dejan tan enaltecidos como vulne­rables— es la constatación de que cuatro personas enfermas, indivi­dual y socialmente enfermas, armadas, aisladas y sin escapatoria an­te el mundo, explotaron un mal día en un clima colectivo de asombro que sustituyó automáticamente a una colectiva indiferencia.
Como en las malas películas, todo trató de resolverse judicial­mente. Los juicios tienen la virtud de aplicar condenas y de trasfe­rir las ideas de bien y mal a la potestad de un tribunal o de un ju­rado que, en realidad, sólo se ocupa de crímenes y castigos. El juicio de los hermanos Izquierdo causó la misma expectación que la trage­dia y dejó las cosas en el lugar donde se quedan las cosas intocables.
El 17 de enero de 1994, Antonio y Emilio Izquierdo se sentaron en el banquillo de los acusados, cuando ya se había decidido la re­clusión de sus hermanas en el hospital psiquiátrico de Mérida con un diagnóstico de «delirios paranoides». José Gómez Romero, el psi­quiatra que las tenía a su cargo, declaraba en esas fechas, tres años y medio después de su ingreso, que «Luciana y Ángela han mejora­do algo, poco a poco, pasean con otras internas y, sobre todo, Ánge­la ha desarrollado un poco de su personalidad, condicionada por la de su hermana hasta el punto de que, al principio, las cogías por separado y te hablaba utilizando las mismas expresiones que Lucia­na» (EL PAÍS, 23 de enero de 1994). En el juicio, los peritos psiquiá­tricos llegaron a la conclusión de que Emilio y Antonio Izquierdo su­frían «alteración de la personalidad de carácter paranoide». Cosa que, al parecer, «no alteraba el plano de la conciencia», si bien «so­bre esta personalidad, que constituye terreno abonado, hay una vi­vencia (la muerte de la madre) que es vivida de forma muy trau­mática por estas personas y se convierte en una idea sobrevalorada (la venganza) que invade el campo psíquico del sujeto. En este sen­tido estimamos que su capacidad volitiva podría estar disminuida» (EL PAÍS, 18 de enero de 1994). Dado que la psiquiatría se mueve por el mundo como si fuera una ciencia, hay cosas que los legos no pue­den entender. Por ejemplo, el que la conciencia no se altere cuando hay una idea sobrevalorada que invade el campo psíquico del suje­to, disminuyendo además su capacidad volitiva. Misterios del ser.
Los magistrados, en los fundamentos de derecho, afirmaron además que Emilio y Antonio no eran enfermos mentales, exponiendo el he­cho de que ambos «eran capaces de manejar un rebaño de ovejas de unas 1.000 cabezas» y que tenían fincas arrendadas, «consiguiendo, a pesar de la crisis por la que atraviesa el campo, poseer una carti­lla de ahorros con unos diez millones» (EL PAÍS, 26 de enero de 1994). Es decir, habría una relación inequívoca entre la salud mental y la gestión económica y agropecuaria. Estaríamos aquí ante una especie de protestantismo psicológico —visto a través de la doctrina de la predestinación mental.
Así pues, los delirios paranoides de los hermanos y de las herma­nas Izquierdo tuvieron distinto final como consecuencia de la dife­rente relación con el gatillo. La justicia actuó sobre los hechos y se limitó a sancionarlos, salomónicamente, con sus dos espadas con­temporáneas: el psiquiátrico y la cárcel. El 25 de enero de 1994, An­tonio y Emilio Izquierdo fueron condenados a 688 años de cárcel perfectamente divididos entre ambos como autores criminalmente responsables de nueve asesinatos consumados y seis frustrados. Los ponentes afirmaron que los dos hermanos prepararon por «vengan­za» un «plan de exterminio del mayor número de habitantes posible de Puerto Hurraco».
Aunque la Justicia dictó sentencia, y con ella la sentencia del ol­vido o del comienzo del olvido, lo cierto es que, más que disipar la temida imagen de España, la reveló en fotografías nuevas. La mitad locos o idiotas, la mitad asesinos carniceros. Y, sin embargo, habían pasado muchas otras cosas sobre las que no se podía dictar senten­cia como la abrumada existencia de esas cuatro personas encerradas en una casa de Monterrubio de la Serena hablando con sus fantas­mas en un idioma delirante, o la supervivencia en un entorno capaz de trasmitir de generación en generación la forma en que unas ove­jas se saltaron unas lindes de tierra amontonada para provocar una refriega. El mundo es complicado y la ley lo simplifica en términos de habitabilidad convencional, cuando la ley se cumple. Pero, con toda certeza, la masacre de Puerto Hurraco debió servir para llevar a la superficie una imagen de la España actual más allá de los tópi­cos y de las ideas conformadas a las que invita la desidia intelectual de la que somos ancestrales herederos. Muchas regiones rurales es­pañolas están todavía iniciando el siglo XX y esta situación no se re­fiere solamente a medios materiales de vida o a capacidad de pro­mover recursos, sino también al lugar que ocupan en el proyecto de este país. El abandono a su locura de los cuatro hermanos Izquier­do podría ser también el abandono a que se ha sometido a una vas­ta extensión de la vida española que no encuentra su sitio en ningún proyecto y que no se ve reflejada en ningún futuro. La España ne­gra no está hecha de ningún material particular. Si está hecha de al­go es de los ojos que no quieren mirarla.
submitted by Subversivos to Albedrio [link] [comments]


2017.05.28 19:12 EnciclopedistadeTlon Domingo de lectura 47: Bodoc, M. Marzano, McEwan, Blanco Belmonte y Yuumei

Cada domingo elegimos al azar cinco textos del documento online en el que cargo las sugerencias de todos.
 
 
Los textos de este domingo
 
1) Ficción breve: “Amigos por el viento” de Liliana Bodoc, sugerido por mdz1234.
Liliana Bodoc (1958) es una escritora y poeta argentina que se especializa en literatura juvenil. Es especialmente conocida por su trilogía de la Saga de los Confines, una épica fantástica en la línea de los trabajos de J. R. R. Tolkien y Ursula K. Le Guin, pero desde una mirada latinoamericanista.
 
2) No ficción breve: Prólogo de La muerte como espectáculo: La difusión de la violencia en Internet y sus implicaciones éticas de Michela Marzano (PDF, pp. 6-12).
Michela Marzano (1970) es una filósofa, política, ensayista y académica italiana. Escribe sobre filosofía moral y política desde una perspectiva cristiana de izquierda.
 
3) Microtexto: Fragmento de Cáscara de nuez (Inicio) de Ian McEwan (PDF), sugerido por bubaloos.
Ian McEwan (1948) es un prolífico novelista británico. Sus primeros trabajos eran relatos góticos macabros y en los últimos tiempos ha escrito textos vinculados con sus posiciones políticas como son el ateísmo, la lucha contra el cambio climático y el rechazo al extremismo islámico. Su obra se centra en los temas del tiempo, la historia, el conocimiento y la exploración de interioridades retorcidas. Abunda en personajes autorreferenciales.
 
Fragmento de Cáscara de nuez (Inicio) (En el PDF hay más páginas)
 
Así que aquí estoy, cabeza abajo dentro de una mujer. Aguardo con los brazos pacientemente cruzados, aguardo y me pregunto dentro de quién estoy, qué hago aquí. Los ojos se me cierran con nostalgia cuando recuerdo que iba a la deriva en mi bolsa corporal translúcida, flotaba en sueños dentro de la burbuja de mis pensamientos a través de mi océano particular de volteretas a cámara lenta, chocando suavemente contra los límites transparentes de mi encierro, la membrana acogedora que vibraba, mientras las amortiguaba, con las voces de unos conspiradores de una ruin empresa. Esto fue en mi juventud despreocupada. Ahora, totalmente invertido, sin un milímetro de espacio para moverme, con las rodillas apretadas contra el vientre, mis pensamientos, al igual que mi cabeza, están muy ocupados. No me queda otro remedio que tener la oreja pegada día y noche contra las sanguinolentas paredes. Escucho, tomo notas mentalmente y estoy preocupado. Oigo conversaciones íntimas sobre un designio mortífero y me aterra lo que me espera, lo que podría arrastrarme.
Estoy inmerso en abstracciones, y sólo las relaciones que proliferan entre ellas crean la ilusión de un mundo conocido. Cuando oigo «azul», cosa que nunca he visto, imagino una especie de suceso mental que se acerca mucho a «verde», cosa que tampoco he visto nunca. Me considero inocente, exonerado de lealtades y obligaciones, un espíritu libre, a pesar de mi exiguo habitáculo. No hay nadie que me contradiga ni me reprenda, no hay nombre o dirección anterior, no hay religión ni deudas ni enemigos. En mi agenda, si existiera, sólo figura mi próximo nacimiento. Soy, o era, a pesar de lo que dicen ahora los genetistas, una pizarra en blanco. Pero una pizarra porosa, escurridiza, que no serviría para un aula ni para el tejado de una casa de campo, una pizarra que se escribe a sí misma a medida que crece cada día y se va llenando. Me considero inocente, pero al parecer formo parte de una intriga. Mi madre, bendito sea su corazón incesante que chapotea ruidoso, parece estar implicada.
¿Parece, madre? No, está. Estás. Estás implicada. Lo he sabido desde mi principio. Déjame evocar aquel momento de creación que llegó con mi primer concepto. Hace mucho, muchas semanas, mi surco neural se cerró para convertirse en mi médula espinal y muchos millones de neuronas jóvenes, trabajadoras como gusanos de seda, hilaron y tejieron con la estela de sus axones la espléndida tela dorada de mi primera idea, un concepto tan simple que ahora se me escapa en parte. ¿Aquello era yo? Demasiado vanidoso. ¿Aquello era ahora? Excesivamente dramático. ¿Entonces era algo que precedía a ambas cosas y las contenía, una sola palabra forjada por medio de un suspiro o un desmayo mental de aceptación, de puro ser, algo como... esto? Demasiado preciosista. Así que, acercándome más, mi idea era Ser. O si no, su variante gramatical, es. Éste fue mi concepto primigenio y ahí está la cuestión crucial: es. Nada más. En el sentido de Es muss sein. El comienzo de la vida consciente era el fin de la ilusión, la ilusión del no-ser y la erupción de la realidad. El triunfo del realismo sobre la magia, del es sobre el parece. Mi madre está implicada en la intriga y por ende yo también, aunque mi papel pudiera consistir en frustrarla. O en vengarla, si yo, un cretino reacio, llego demasiado tarde.
 
4) Poesía: “Sembrando” de Marcos Rafael Blanco Belmonte, sugerida por siniestra.
Marcos Rafael Blanco Belmonte (1871-1936) fue un escritor y periodista español, reconocido especialmente como cuentista y poeta. Entre sus temas predilectos están la ternura hacia los niños abandonados y la comparación entre campo y ciudad (en desmedro de esta).
 
Sembrando
 
De aquel rincón bañado por los fulgores
del sol que nuestro cielo triunfante llena;
de la florida tierra donde entre flores
se deslizó mi infancia dulce y serena;
envuelto en los recuerdos de mi pasado,
borroso cual lo lejos del horizonte,
guardo el extraño ejemplo, nunca olvidado,
del sembrador más raro que hubo en el monte.
 
Aún no se si era sabio, loco o prudente
aquel hombre que humilde traje vestía;
sólo sé que al mirarle toda la gente
con profundo respeto se descubría.
Y es que acaso su gesto severo y noble
a todos asombraba por lo arrogante:
¡hasta los leñadores mirando al roble
sienten las majestades de lo gigante!
 
Una tarde de otoño subí a la sierra
y al sembrador, sembrando, miré risueño;
¡desde que existen hombres sobre la tierra
nunca se ha trabajado con tanto empeño!
Quise saber, curioso, lo que el demente
sembraba en la montaña sola y bravía;
el infeliz oyóme benignamente
y me dijo con honda melancolía:
—Siembro robles y pinos y sicomoros;
quiero llenar de frondas esta ladera,
quiero que otros disfruten de los tesoros
que darán estas plantas cuando yo muera.
 
—¿Por qué tantos afanes en la jornada
sin buscar recompensa?— dije. Y el loco
murmuró, con las manos sobre la azada:
—«Acaso tú imagines que me equivoco;
acaso, por ser niño, te asombre mucho
el soberano impulso que mi alma enciende;
por los que no trabajan, trabajo y lucho;
si el mundo no lo sabe, ¡Dios me comprende!
 
»Hoy es el egoísmo torpe maestro
a quien rendimos culto de varios modos:
si rezamos, pedimos sólo el pan nuestro.
¡Nunca al cielo pedimos pan para todos!
En la propia miseria los ojos fijos,
buscamos las riquezas que nos convienen
y todo lo arrostramos por nuestros hijos.
¿Es que los demás padres hijos no tienen?...
Vivimos siendo hermanos sólo en el nombre
y, en las guerras brutales con sed de robo,
hay siempre un fratricida dentro del hombre,
y el hombre para el hombre siempre es un lobo.
 
»Por eso cuando al mundo, triste, contemplo,
yo me afano y me impongo ruda tarea
y sé que vale mucho mi pobre ejemplo
aunque pobre y humilde parezca y sea.
¡Hay que luchar por todos los que no luchan!
¡Hay que pedir por todos los que no imploran!
¡Hay que hacer que nos oigan los que no escuchan!
¡Hay que llorar por todos los que no lloran!
Hay que ser cual abejas que en la colmena
fabrican para todos dulces panales.
Hay que ser como el agua que va serena
brindando al mundo entero frescos raudales.
Hay que imitar al viento, que siembra flores
lo mismo en la montaña que en la llanura,
y hay que vivir la vida sembrando amores,
con la vista y el alma siempre en la altura».
 
Dijo el loco, y con noble melancolía
por las breñas del monte siguió trepando,
y al perderse en las sombras, aún repetía:
—«¡Hay que vivir sembrando! ¡Siempre sembrando!...»
   
5) Cómic: "Intro" de Fisheye Placebo de Wenqing "Yuumei" Yan, sugerido por -DAO.
Wenqing Yan (1990) es una artista, ambientalista e historietista sinoestadounidense. Nacida en China, a los 9 años sus padres se divorciaron y se mudó a Estados Unidos: esta ruptura está presente en varios de sus trabajos en los que la temática del divorcio es frecuente. Otros temas recurrentes son la protección del medio ambiente y el ciberactivismo. Su estilo artístico está influenciado por la historieta y la animación japonesas.
submitted by EnciclopedistadeTlon to argentina [link] [comments]


2017.02.26 04:01 EnciclopedistadeTlon Domingo de lectura 37: Sapkowski, Borges, Cortázar, Kipling y Gaiman

Cada domingo elegimos al azar cinco textos del documento online en el que cargo las sugerencias de todos.
 
 
Los textos de este domingo (tirada de números).
 
1) Ficción breve: “El mal menor” de Andrzej Sapkowski (PDF, pp. 50-73), sugerido por mdz1234.
Andrzej Sapkowski (1948) es un escritor, traductor y economista polaco. Es conocido por su saga de Geralt de Rivia, una serie de novelas y libros de relatos influenciados por la cultura y mitología eslava y los cuentos de hadas tradicionales.
 
2) No-ficción breve: Artículo “Definición de germanófilo” de Jorge Luis Borges, sugerido por NoSoyJorgeLBorges.
Jorge Luis Borges (1899-1986) fue un escritor y traductor argentino, autor de cuentos, ensayos breves y poemas, y una destacada figura literaria del siglo XX. En sus textos, que muchas veces trascienden géneros y engañan al lector con su juego entre lo ficticio y lo real, se interconectan temas como la filosofía, la mitología, la historia, lo onírico, la religión, el lenguaje y la intertextualidad.
 
3) Microrrelato: “Amor 77” de Julio Cortázar.
Julio Cortázar (1914-1984) fue un escritor y traductor argentino. Es uno de los fundadores del Boom latinoamericano. Debido a rasgos fantásticos en su obra, se lo relaciona a veces con el realismo mágico o el surrealismo. Su novela más conocida es la experimental Rayuela. Vivió la segunda mitad de su vida en Francia.
 
Amor 77
 
Y después de hacer todo lo que hacen, se levantan, se bañan, se entalcan, se perfuman, se peinan, se visten, y así progresivamente van volviendo a ser lo que no son.
 
4) Poesía: “If—” de Rudyard Kipling, sugerido por SocotrocoVerde y por -DAO.
Rudyard Kipling (1865-1936) fue un escritor y periodista británico, nacido en la India colonial. Autor de relatos, cuentos infantiles, novelas y poesía. Se le recuerda por sus relatos y poemas sobre los soldados británicos en la India, por sus cuentos infantiles y por su defensa del imperialismo occidental.
 
If—
 
If you can keep your head when all about you
Are losing theirs and blaming it on you;
If you can trust yourself when all men doubt you,
But make allowance for their doubting too;
If you can wait and not be tired by waiting,
Or, being lied about, don't deal in lies,
Or, being hated, don't give way to hating,
And yet don't look too good, nor talk too wise;
 
If you can dream—and not make dreams your master;
If you can think—and not make thoughts your aim;
If you can meet with triumph and disaster
And treat those two imposters just the same;
If you can bear to hear the truth you've spoken
Twisted by knaves to make a trap for fools,
Or watch the things you gave your life to broken,
And stoop and build 'em up with wornout tools;
 
If you can make one heap of all your winnings
And risk it on one turn of pitch-and-toss,
And lose, and start again at your beginnings
And never breathe a word about your loss;
If you can force your heart and nerve and sinew
To serve your turn long after they are gone,
And so hold on when there is nothing in you
Except the Will which says to them: "Hold on";
 
If you can talk with crowds and keep your virtue,
Or walk with kings—nor lose the common touch;
If neither foes nor loving friends can hurt you;
If all men count with you, but none too much;
If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds' worth of distance run
Yours is the Earth and everything that's in it,
And—which is more—you'll be a Man my son!
 
 
Si...
 
Si puedes mantener la cabeza en su sitio cuando todos a tu alrededor
la han perdido y te culpan a ti.
Si puedes seguir creyendo en ti mismo cuando todos dudan de ti,
pero también aceptas que tengan dudas.
Si puedes esperar y no cansarte de la espera;
o si, siendo engañado, no respondes con engaños,
o si, siendo odiado, no incurres en el odio.
Y aun así no te las das de bueno ni de sabio.
 
Si puedes soñar sin que los sueños te dominen;
Si puedes pensar y no hacer de tus pensamientos tu único objetivo;
Si puedes encontrarte con el triunfo y el fracaso,
y tratar a esos dos impostores de la misma manera.
Si puedes soportar oír la verdad que has dicho,
tergiversada por villanos para engañar a los necios.
O ver cómo se destruye todo aquello por lo que has dado la vida,
y remangarte para reconstruirlo con herramientas desgastadas.
 
Si puedes apilar todas tus ganancias
y arriesgarlas a una sola jugada;
y perder, y empezar de nuevo desde el principio
y nunca decir ni una palabra sobre tu pérdida.
Si puedes forzar tu corazón, y tus nervios y tendones,
a cumplir con tus objetivos mucho después de que estén agotados,
y así resistir cuando ya no te queda nada
salvo la Voluntad, que les dice: "¡Resistid!".
 
Si puedes hablar a las masas y conservar tu virtud.
O caminar junto a reyes, sin menospreciar por ello a la gente común.
Si ni amigos ni enemigos pueden herirte.
Si todos pueden contar contigo, pero ninguno demasiado.
Si puedes llenar el implacable minuto,
con sesenta segundos de diligente labor
Tuya es la Tierra y todo lo que hay en ella,
y —lo que es más—: ¡serás un Hombre, hijo mío!
 
 
5) Historieta: The Sandman #19: Un sueño de una noche de verano de Neil Gaiman, Charles Vess, Steve Oliff y Todd Klein, sugerido por Fran.
Neil Gaiman (1960) es un autor inglés de historietas, novelas, cuentos y guiones para cine y televisión. Entre sus creaciones más conocidas están la serie de historietas The Sandman y las novelas Stardust, American Gods, Coraline y El libro del cementerio. Frecuenta los géneros de fantasía, terror y ciencia ficción.
submitted by EnciclopedistadeTlon to argentina [link] [comments]


2017.02.19 18:25 EnciclopedistadeTlon Domingo de lectura 36: Menen Desleal, Debord, Anderson Imbert, Johansson, L’Homme y S. Louis

Cada domingo elegimos al azar cinco textos del documento online en el que cargo las sugerencias de todos.
 
 
Los textos de este domingo (tirada de números).
 
1) Ficción breve: “«Fire and Ice»” de Álvaro Menen Desleal, sugerido por analia_vu.
Álvaro Menéndez Leal (1931-2000), conocido como Álvaro Menen Desleal, fue un cuentista y dramaturgo salvadoreño. Es conocido por sus relatos fantásticos y de ciencia ficción y por su teatro del absurdo. Perteneció a la Generación comprometida.
 
2) No-ficción breve: Capítulo “La separación consumada” de La sociedad del espectáculo (PDF, pp. 3-9) de Guy Debord, sugerido por CalaveraManny.
Guy Louis Debord (1931-94) fue un filósofo marxista, escritor, y cineasta francés, además de miembro militante de la Internacional Letrista y cofundador de la Internacional Situacionalista. Conceptualizó la noción sociopolítica de espectáculo. Se preocupó por la hegemonía de los gobiernos y los medios de comunicación sobre el individuo, criticando por esto tanto al capitalismo occidental como al comunismo dictatorial del Bloque del Este.
 
3) Microrrelato: “La cueva de Montesinos” de Enrique Anderson Imbert.
Enrique Anderson Imbert (1910-2000) fue un escritor, ensayista, crítico literario y profesor universitario argentino. Es conocido, entre otras cosas, por sus ensayos sobre la historia literaria hispanoamericana y por sus microrrelatos fantásticos.
 
La cueva de Montesinos
 
Soñó don Quijote que llegaba a un transparente alcázar y Montesinos en persona -blancas barbas, majestuoso continente- le abría las puertas. Solo que cuando Montesinos fue a hablar don Quijote despertó. Tres noches seguidas soñó lo mismo, y siempre despertaba antes de que Montesinos tuviera tiempo de dirigirle la palabra. Poco después, al descender don Quijote por una cueva, el corazón le dio un vuelco de alegría: ahí estaba nada menos que el alcázar con el que había soñado. Abrió las puertas un venerable anciano al que reconoció inmediatamente: era Montesinos.
-¿Me dejarás pasar? -preguntó don Quijote.
-Yo sí, de mil amores -contestó Montesinos con aire dudoso-, pero como tienes el hábito de desvanecerte cada vez que voy a invitarte…
 
4) Poesía: “Förlusten” de Stig Johansson, sugerido por UnexpectedPlatypus.
Stig Johansson (1936) es un escritor e ilustrador sueco. Antes de escribir fue marinero y trabajador social.
 
Förlusten
 
All those days that came and went, little did I know that they were life.
 
 
Pérdida
 
Todos esos días que venían y se iban, poco sospechaba yo que eran la vida.
 
 
5) Historieta: Husk (en inglés) de Frédéric L'Homme, Stéphane Louis y Arnaud Boudoiron, sugerido por Fran.
Frédéric L'Homme (1976) es un guionista francés, criado en el País Vasco. Trabaja en la industria del cine y de la historieta.
Stéphane Louis (1971), conocido simplemente como Louis, es un prolífico historietista francés. En sus 12 años en la industria ha trabajado en los guiones de más de 25 historietas.
submitted by EnciclopedistadeTlon to argentina [link] [comments]


2017.01.08 04:34 EnciclopedistadeTlon Domingo de lectura 30: Schweblin, Wills, Dante, Frye y Tan

La idea es que cada domingo elijamos al azar textos del documento online en el que cargo las sugerencias de todos.
 
 
Los textos de este domingo (tirada de números).
 
1) Ficción breve: “Matar a un perro” de Samanta Schweblin.
Samanta Schweblin (1978) es una escritora argentina que ha recibido múltiples premios y distinciones por sus cuentos y libros de cuentos. Traducida a más de veinte lenguas y becada por distintas instituciones, ha vivido brevemente en México, Italia, China y Alemania. Reside actualmente en Berlín, donde escribe y dicta talleres literarios.
 
2) No-ficción breve: Artículo “Our Moloch” de Garry Wills (únicamente en inglés), sugerido por Mautwotimes.
Garry Wills (1934) es un escritor, periodista, historiador y profesor universitario estadounidense, ganador del premio Pulitzer. Está especializado en historia, política y religión en Estados Unidos, con énfasis en la historia de la Iglesia Católica.
 
3) Minificción: Fragmento de la Divina Comedia de Dante Alighieri, sugerido por FFBESeere.
Dante Alighieri (ca. 1265-1321) fue un poeta italiano, conocido por escribir la Divina comedia, una de las obras fundamentales de la transición del pensamiento medieval al renacentista. Durante su vida, Dante participó activamente en las luchas políticas de su tiempo, por lo que fue desterrado de su ciudad natal de Florencia, y fue un activo defensor de la unidad italiana. Escribió varios tratados en latín sobre literatura, política y filosofía.
 
Fragmento de la Divina Comedia (Canto III, llegada a las puertas del Infierno)
 
POR MÍ SE VA HASTA LA CIUDAD DOLIENTE, POR MÍ SE VA AL ETERNO SUFRIMIENTO, POR MÍ SE VA A LA GENTE CONDENADA. LA JUSTICIA MOVIÓ A MI ALTO ARQUITECTO.
HÍZOME LA DIVINA POTESTAD, EL SABER SUMO Y EL AMOR PRIMERO.
ANTES DE MÍ NO FUE COSA CREADA SINO LO ETERNO Y DURO ETERNAMENTE.
DEJAD, LOS QUE AQUÍ ENTRÁIS, TODA ESPERANZA.
Estas palabras de color oscuro vi escritas en lo alto de una puerta; y yo: «Maestro, es grave su sentido». Y, cual persona cauta, él me repuso: «Debes aquí dejar todo recelo; debes dar muerte aquí a tu cobardía. Hemos llegado al sitio que te he dicho en que verás las gentes doloridas, que perdieron el bien del intelecto». Luego tomó mi mano con la suya con gesto alegre, que me confortó, y en las cosas secretas me introdujo.
Allí suspiros, llantos y altos ayes resonaban al aire sin estrellas, y yo me eché a llorar al escucharlo. Diversas lenguas, hórridas blasfemias, palabras de dolor, acentos de ira, roncos gritos al son de manotazos, un tumulto formaban, el cual gira siempre en el aire eternamente oscuro, como arena al soplar el torbellino.
 
4) Poesía: “Do not stand at my grave and weep” de Mary Elizabeth Frye.
Mary Elizabeth Frye (1905-2004) fue una ama de casa y florista estadounidense. Es la autora del poema “Do not stand at my grave and weep”, su única obra, escrita a los 27 años en una bolsa de papel madera y hecha famosa luego gracias al boca a boca. Nunca la publicó ni registró sus derechos de autor.
 
Do not stand at my grave and weep
 
Do not stand at my grave and weep,
I am not there; I do not sleep.
I am a thousand winds that blow,
I am the diamond glints on snow,
I am the sun on ripened grain,
I am the gentle autumn rain.
When you awaken in the morning’s hush
I am the swift uplifting rush
Of quiet birds in circling flight.
I am the soft star-shine at night.
Do not stand at my grave and cry,
I am not there; I did not die.
 
 
No te quedes en mi tumba a llorar
 
No te quedes en mi tumba a llorar,
No estoy ahí, yo no duermo.
Soy un millar de vientos que soplan,
Soy los reflejos de diamante en la nieve,
Soy el sol sobre el grano maduro,
Soy la suave lluvia de otoño.
Cuando despiertes en el silencio de la mañana
Soy la rápida elevación
De pájaros silenciosos en vuelo circular.
Soy la suave luz de las estrellas por la noche.
No te quedes en mi tumba a llorar.
No estoy allí, no me morí.
 
5) Novela gráfica: Fragmento inicial de The Arrival de Shaun Tan, sugerido por Pitusas_Boy.
Shaun Tan (1974) es un ilustrador, escritor y cineasta australiano que usa como medio fundamental de expresión el álbum ilustrado. Ganó un Oscar por su cortometraje The Lost Thing y es conocido también por sus libros The Arrival y The Red Tree.
submitted by EnciclopedistadeTlon to argentina [link] [comments]


2016.12.18 05:42 EnciclopedistadeTlon Domingo de lectura 27: Sacheri, Wittig, Monterroso, Gibran y Farazmand

La idea es que cada domingo elijamos al azar textos del documento online en el que cargo las sugerencias de todos.
 
 
Los textos de este domingo (tirada de números).
 
1) Ficción breve: “Las llaves del reino” de Eduardo Sacheri, sugerido por justroku.
Eduardo Sacheri (1967) es un escritor argentino. Es conocido por su novela La pregunta de sus ojos (en la que se basó la película de Juan José Campanella El secreto de sus ojos, cuyo guión coescribió) y por su accesible narrativa, que a veces gira en torno al fútbol y al relato policial.
 
2) No-ficción breve: Ensayo “No se nace mujer” de Monique Wittig (enlace a PDF más claro), sugerido por waldorfwithoutwalnut.
Monique Wittig (1935-2003) fue una escritora y teórica feminista francesa. Escribió acerca de la superación de los roles de género socialmente impuestos por un sistema predominantemente heterosexual y realizó aportes importantes al lesbofeminismo.
 
3) Microrrelato: “El eclipse” de Augusto Monterroso.
Augusto Monterroso (1921-2003) fue un escritor hondureño que adoptó la nacionalidad guatemalteca. Es conocido por sus microrrelatos y su estilo irónico y cómico. Se lo vincula al Boom latinoamericano.
 
El eclipse
Cuando fray Bartolomé Arrazola se sintió perdido aceptó que ya nada podría salvarlo. La selva poderosa de Guatemala lo había apresado, implacable y definitiva. Ante su ignorancia topográfica se sentó con tranquilidad a esperar la muerte. Quiso morir allí, sin ninguna esperanza, aislado, con el pensamiento fijo en la España distante, particularmente en el convento de los Abrojos, donde Carlos Quinto condescendiera una vez a bajar de su eminencia para decirle que confiaba en el celo religioso de su labor redentora.
Al despertar se encontró rodeado por un grupo de indígenas de rostro impasible que se disponían a sacrificarlo ante un altar, un altar que a Bartolomé le pareció como el lecho en que descansaría, al fin, de sus temores, de su destino, de sí mismo.
Tres años en el país le habían conferido un mediano dominio de las lenguas nativas. Intentó algo. Dijo algunas palabras que fueron comprendidas.
Entonces floreció en él una idea que tuvo por digna de su talento y de su cultura universal y de su arduo conocimiento de Aristóteles. Recordó que para ese día se esperaba un eclipse total de sol. Y dispuso, en lo más íntimo, valerse de aquel conocimiento para engañar a sus opresores y salvar la vida.
-Si me matáis -les dijo- puedo hacer que el sol se oscurezca en su altura.
Los indígenas lo miraron fijamente y Bartolomé sorprendió la incredulidad en sus ojos. Vio que se produjo un pequeño consejo, y esperó confiado, no sin cierto desdén.
Dos horas después el corazón de fray Bartolomé Arrazola chorreaba su sangre vehemente sobre la piedra de los sacrificios (brillante bajo la opaca luz de un sol eclipsado), mientras uno de los indígenas recitaba sin ninguna inflexión de voz, sin prisa, una por una, las infinitas fechas en que se producirían eclipses solares y lunares, que los astrónomos de la comunidad maya habían previsto y anotado en sus códices sin la valiosa ayuda de Aristóteles.
 
4) Poesía: “Tus hijos no son tus hijos” de Kahlil Gibran.
Gibran Kahlil Gibran (1883-1931) fue un poeta, pintor, novelista y ensayista libanés-estadounidense. Su obra recibe influencias variadas: la filosofía de Nietzsche y Spinoza, el budismo, el misticismo sufi, las tres religiones abrahámicas, la teosofía, entre otras. A pesar de una recepción fría de la crítica, su poesía (especialmente la de su libro El profeta) ganó enorme popularidad en Occidente en los años 30, los 60 y durante el movimiento New Age de los 70, y se ha convertido en el tercer poeta más vendido de la historia detrás de Shakespeare y Lao-Tse.
 
Tus hijos no son tus hijos
 
Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de si misma.
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.
 
Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar
ni siquiera en sueños.
 
Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.
 
Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.
 
5) Webcómic: Selección de viñetas de Poorly Drawn Lines de Reza Farazmand, sugerido por nicasiodechia.
Reza Farazmand es un historietista estadounidense, conocido por su webcómic Poorly Drawn Lines.
submitted by EnciclopedistadeTlon to argentina [link] [comments]


2016.10.23 20:56 EnciclopedistadeTlon Domingo de lectura 19: Maupassant, Auerbach, González, Storni y Munroe

La idea es que cada domingo elijamos al azar textos del documento online en el que cargo las sugerencias de todos
Los textos de este domingo: Tirada de números.
1) Ficción breve: “El Horla” de Guy de Maupassant.
Cuento de terror fantástico que habría inspirado al relato "La llamada de Cthulhu" de H. P. Lovecraft. Guy de Maupassant (1850-1893) fue un escritor francés, principalmente autor de cuentos. Discípulo de Flaubert, es considerado uno de los principales representantes del Naturalismo (especialmente en sus relatos realistas). Escribió entre 1880 y 1891, cuando su enfermedad mental le impidió continuar. Murió internado en una institución.
*
2) No-ficción breve: Capítulo “La cicatriz de Ulises” de Mímesis de Erich Auerbach (PDF) (pp. 3-14), sugerido por CalaveraManny.
Erich Auerbach (1892-1957) fue un filólogo, comparatista y crítico literario alemán. Especialista en Dante y en literatura francesa. Su obra más conocida es Mímesis, una historia de la representación/imitación de la realidad en la literatura occidental, considerada un clásico en el estudio del realismo en la literatura.
*
3) Microrrelato: “Numeración incorrecta” de Isabel González.
Isabel González (1972) es una periodista e infografista española. Escribe y enseña a escribir microrrelatos.
*
Numeración incorrecta
“Un día me compraré un caballo de éstos. Rosa y con alas”, dice la niña y señala, en el libro abierto sobre sus muslos, la foto de un flamenco. El hombre, alentado por tanta inocencia, se quita la chaqueta, estrecha su acercanza y escarba los bordes de la hoja sesgada mientras le explica que alguien arrancó una página entre definición e imagen, que después del doce no viene el quince y que imagínate si Genghis Khan hubiera dominado Mongolia sobre un ave de tan frágiles patas. Como si la niña no supiera. Como si no apretara en su puño la hoja extirpada. Como si las cosas no pudieran ser de otra forma.
*
4) Poesía: “Al oído…” de Alfonsina Storni, sugerido por fav.
Alfonsina Storni (1892-1938) fue una poetisa y escritora argentina, representante del Modernismo hispanoamericano y de las Vanguardias del siglo XX, si bien sus primeros poemas tienen rasgos tardíos del Romanticismo. Sus composiciones reflejan temas de corte romántico, erótico y relativos a la enfermedad que padeció durante gran parte de su vida. Se suicidó en Mar del Plata arrojándose de la escollera del Club Argentino de Mujeres. Storni consideraba que el suicidio era una elección concedida por el libre albedrío, y así lo había expresado en un poema dedicado a su amigo y amante, el también poeta suicida Horacio Quiroga.
*
Al oído
*
Si quieres besarme…besa
-yo comparto tus antojos-.
Mas no hagas mi boca presa…
bésame quedo en los ojos.
*
No me hables de los hechizos
de tus besos en el cuello…
están celosos mis rizos,
acaríciame el cabello.
*
Para tu mimo oportuno,
si tus ojos son palabras,
me darán, uno por uno,
los pensamientos que labras.
*
Pon tu mano entre las mías…
temblarán como un canario
y oiremos las sinfonías
de algún amor milenario.
*
Esta es una noche muerta
bajo la techumbre astral.
Está callada la huerta
como en un sueño letal.
*
Tiene un matiz de alabastro
y un misterio de pagoda.
¡Mira la luz de aquel astro!
¡la tengo en el alma toda!
*
Silencio…silencio…¡calla!
Hasta el agua corre apenas,
bajo su verde pantalla
se aquieta casi la arena…
*
¡Oh! ¡qué perfume tan fino!
¡No beses mis labios rojos!
En la noche de platino
bésame quedo en los ojos…
*
5) Cómic: Selección de viñetas de xkcd de Randall Munroe.
Randall Munroe (1984) es un programador, exempleado de la NASA y creador del webcómic xkcd, que trata temas como la tecnología, la matemática, la computación, la ciencia, el lenguaje, la cultura pop y las relaciones interpersonales, usando muñecos de palitos (stick figures).
submitted by EnciclopedistadeTlon to argentina [link] [comments]


2016.10.02 07:33 EnciclopedistadeTlon Domingo de lectura 16: Sacheri, Barthes, Oesterheld, Brecht y Cabezón Cámara/Echeverría

La idea es que cada domingo elijamos al azar textos del documento online en el que cargo las sugerencias de todos
Los textos de este domingo: Tirada de números.
1) Ficción breve: "Lecciones de piano" (2013) de Eduardo Sacheri, sugerido por justroku.
*
2) No-ficción breve: Fragmentos "El mito, en la izquierda" y "El mito, en la derecha" del ensayo El mito, hoy de Roland Barthes (pp. 21-26) (google doc), sugerido por NoSoyJorgeLBorges.
*
3) Microrrelato: "Ciencia" (1969) de Héctor G. Oesterheld, sugerido por sebs24.
*
Ciencia
En algún lugar de los vastos arenales de Marte hay un cristal muy pequeño y muy extraño. Si alzas el cristal y miras a través de el, verás el hueso detrás de tu ojo, y mas adentro luces que se encienden y se apagan, luces enfermas que no consiguen arder. Son tus pensamientos. Si oprimes entonces el cristal en el sentido del eje medio, tus pensamientos adquirirán claridad y justeza deslumbrante, descubrirás de un golpe la clave del Universo todo, sabrás por fin contestar hasta el último por qué. En algún lugar de Marte se halla ese cristal. Para encontrarlo hay que examinar grano por grano los inacabables arenales. Sabemos, también, que, cuando lo encontremos y tratemos de recogerlo, el cristal se disgregará. Sólo nos quedará un poco de polvo entre los dedos. Sabemos todo eso, pero lo buscamos lo mismo.
*
4) Poesía: “A los hombres futuros” (1938) de Bertolt Brecht, sugerido por heyugl.
Título original: An die Nachgeborenen ("A la posteridad").
*
A los hombres futuros
*
1
*
Verdaderamente, vivo en tiempos sombríos.
Es insensata la palabra ingenua. Una frente lisa
Revela insensibilidad. El que ríe
Es que no ha oído aún la noticia terrible,
Aún no le ha llegado.
*
¡Qué tiempos estos en que
Hablar sobre árboles es casi un crimen
Porque supone callar sobre tantas alevosías!
Ese hombre que va tranquilamente por la calle,
¿Lo encontrarán sus amigos
Cuando lo necesiten?
*
Es cierto que aún me gano la vida.
Pero, creedme, es pura casualidad. Nada
De lo que hago me da derecho a hartarme.
Por casualidad me he librado. (Si mi suerte acabara, estaría perdido.)
Me dicen: «¡Come y bebe! ¡Goza de lo que tienes!»
Pero ¿cómo puedo comer y beber
Si al hambriento le quito lo que como
Y mi vaso de agua le hace falta al sediento?
Y, sin embargo, como y bebo.
*
Me gustaría ser sabio también.
Los viejos libros explican la sabiduría:
Apartarse de las luchas del mundo y transcurrir
Sin inquietudes nuestro breve tiempo.
Librarse de la violencia,
Dar bien por mal,
No satisfacer los deseos y hasta
Olvidarlos: tal es la sabiduría.
Pero yo no puedo hacer nada de esto:
Verdaderamente, vivo en tiempos sombríos.
*
2
*
Llegué a las ciudades en tiempos del desorden,
Cuando el hambre reinaba.
Me mezclé entre los hombres en tiempos de rebeldía
Y me rebelé con ellos.
Así pasé el tiempo
Que me fue concedido en la tierra.
*
Mi pan lo comí entre batalla y batalla.
Entre los asesinos dormí.
Hice el amor sin prestarle atención
Y contemplé la naturaleza con impaciencia. Así pasé el tiempo
Que me fue concedido en la tierra.
*
En mis tiempos, las calles desembocaban en pantanos.
La palabra me traicionaba al verdugo.
Poco podía yo. Y los poderosos
Se sentían más tranquilos sin mí. Lo sabía
Así pasé el tiempo
Que me fue concedido en la tierra.
*
Escasas eran las fuerzas. La meta
Estaba muy lejos aún.
Ya se podía ver claramente, aunque para mí
Fuera casi inalcanzable.
Así pasé el tiempo
Que me fue concedido en la tierra.
*
3
*
Vosotros, que surgiréis del marasmo
En el que nosotros nos hemos hundido,
Cuando habléis de nuestras debilidades,
Pensad también en los tiempos sombríos
De los que os habéis escapado.
Cambiábamos de país como de zapatos
A través de las guerras de clases, y nos desesperábamos
Donde sólo había injusticia y nadie se alzaba contra ella.
Y, sin embargo, sabíamos
Que también el odio contra la bajeza desfigura la cara.
También la ira contra la injusticia
Pone ronca la voz. Desgraciadamente, nosotros,
Que queríamos preparar el camino para la amabilidad
No pudimos ser amables.
Pero vosotros, cuando lleguen los tiempos
En que el hombre sea amigo del hombre,
Pensad en nosotros
Con indulgencia.
*
5) Historieta: Beya (Le viste la cara a Dios) de Gabriela Cabezón Cámara e Iñaki Echeverría (NSFW y para la gente sensible a temas como violación y trata de personas, NSFL).
Para quien quiera ir leyendo durante la semana los textos del domingo que viene: Tirada Cuento Ensayo <- PDF Microrrelato Poema La historieta la tengo que buscar y digitalizar todavía
submitted by EnciclopedistadeTlon to argentina [link] [comments]


2016.08.08 22:57 Grupo-de-lectura Proyecto de "Grupo de Lectura" de la Plaza. Hilo nº. 4

.
Os propongo que dejemos de lado lo que planteaba en el anterior hilo (3) y digáis qué os parece lo os comento a continuación, quees bastante más sencillo:
a) A continuación veréis un listado de obras de Literatura. Todas, prácticamene, pueden bajarse de internet y en su mayoría carecen de derechos.
b) Repasadlo y elegid tres obras que os gustaría leer y comentar.
c) Con las respuestas que déis (en un plazo de dos o tres días), haremos un nuevo listado ya más reducido que será sometido a nueva votación,
d) Se ordenarán todos los textos según las puntuaciones obtenidas y el más votado será el primero que comenzaremos a leer.
e) En caso de que por alguna circunstancia no fuera posible utilizar el primer libro, pasaríamos al segundo de la lista definitiva.
f) Para que todo el mundo pueda bajarse dicha obra, yo os colocaré en un hilo el enlace para que podáis bajarlo.
g) Tres días después de haber colocado dicho enlace, comenzaremos el trabajo de lectura. Si el texto es muy largo podremos dividirlo en partes.
h) Nos daremos un plazo para que individualmente en casa leamos y tomemos nota del texto (¿una semana?)
i) Posteriormente nos daremos otro plazo para comentar e intercambiar colectivamente en estos hilos de la Plaza las opiniones, dudas, etc. sobre la lectura efectuada.
j) Todo ello quedará archivado y a disposición de quien desee utilizarlo. Si se quiere ordenar y organizar todo lo que se haya escrito, o hacer una selección, será necesaria una -o más- personas que se encarguen de ello.
Nota
Si alguien quiere incluir a este listado otros textos que estén digitalizados, no den problemas y sean fáciles de bajar del sitio en que se encuentren, puede comunicármelo para que se incluyan a esta lista.
.
OBRAS DE LITERATURA que propongo.
(Si se prefiere otra temática -Política, Economía, Ecología, Historia, Franquismo, Fascismo, etc., también puedo colocar otros listados sobre esos temas u otros que pidáis.)
.
A tiempo Petras, James Cuento
Antígona Sófocles Teatro
Antígona (de Bertolt Brecht) Brecht, Bertolt Teatro
Antología Poética León Felipe Poesía
Antología Poética Benedetti, Mario Poesía
Así es si así os parece Pirandello, Luigi Teatro
Así se templó el acero Ostrovski, Nicolai Novela
Campos roturados Sholojov , Mijail Novela
Canastitas en serie B. Traven Cuento
Cancionero y romancero de ausencias Hernández, Miguel Poesía
Canto General Neruda, Pablo Poesía
Cantos para soldados y sones para turistas Guillén, Nicolás Poesía
Carmina Burana Anónimo Cancionero Libro
Cartas de amor de un comunista Pérez Montalbán, Isabel Poesía
Cartas desde la Tierra Twain, Mark Novela
Comprometerse y no aceptar compromisos Riechmann, Jorge Ensayo
Cuánta tierra necesita un hombre? Tolstoy, León Cuento
Diles que no me maten Rulfo, Juan Cuento
Dinamita cerebral -cuentos anarquistas- Varios autores Cuento
Don Carlos Schiller, Friedrich Teatro
El alma buena de She-Chuan Brecht, Bertolt Teatro
El blocao Díaz Fernández, José Novela
El cero y el infinito Koestler, Arthur Novela
El concierto de San Ovidio Buero Vallejo, Antonio Teatro
El destino de un hombre Sholojov , Mijail Novela
El enano Lagerkvist, Pär Novela
El extranjero Camus, Albert Novela
El gran Inquisidor Dostoievski, Feodor Cuento
El huésped Camus, Albert Cuento
El libro de los abrazos Galeano, Eduardo Cuento
El Mexicano London, Jack Cuento
El padre de Blancanieves Gopegui, Belén Novela
El que dijo sí y el que dijo no Brecht, Bertolt Teatro
El reino de este mundo Carpentier, Alejo Novela
El son entero Guillén, Nicolás Literatura Poesía
Es que somos muy pobres Rulfo, Juan Cuento
Galileo Galilei Brecht, Bertolt Literatura Teatro
Germinal Zola, Emilio Literatura Novela
Hágase la mujer Campos Sagaseta , Juan Carlos ("Koldo") Teatro
Hombres en escabeche Istarú, Ana Teatro
Koolau el Leproso London, Jack Literatura Cuento
La catedral Blasco Ibáñez, Vicente Literatura Novela
La Chinche Maiakovski, Vladímir Literatura Teatro
La Corte de los Milagros . del Valle-Inclán, Ramón Novela
La cruzada de los niños Schwob, Marcel Novela
La evolución del lenguaje Castro, L. Toro Ibáñez, Miguel A. Artículo
La forja de un rebelde. Vol. 1: La Forja Barea, Arturo Novela
La forja de un rebelde. Vol. 2: La Ruta Barea, Arturo Novela
La forja de un rebelde. Vol. 3: La LLama Barea, Arturo Novela
La fuerza de los fuertes London, Jack Literatura Cuento
La llamada de la selva London, Jack Cuento
La madre pasota Fo, Darío Teatro
La mujer rota de Beauvoir, Simone Novela
La P... respetuosa Sartre, Jean Paul Novela
La palabra ardiente Azuela, Francisco Poesía
La Regenta. Vol. 1 Alas Clarin, Leopoldo Novela
La Regenta. Vol. 2 Alas Clarin, Leopoldo Novela
La resistible ascensión de Arturo Ui Brecht, Bertolt Teatro
Las brujas de Salem Miller, Arthur Teatro
Los de abajo Azuela, Mariano Novela
Los impunes Barchilón, Ariel Teatro
Los justos Camus, Albert Teatro
Los miserables Hugo, Víctor Novela
Luces de Bohemia del Valle-Inclán, Ramón Teatro
Madre Coraje y sus hijos Brecht, Bertolt Teatro
Marx en el Soho Zinn, Howard Marxismo Teatro
Muerte de un viajante Miller, Arthur Teatro
Niebla de Unamuno, Miguel Novela
Oliver Twist Dickens, Charles Novela
Palabras para Julia y otros poemas Goytisolo, J. Agustín Poesía
Poesías completas de Antonio Machado Machado, Antonio Libro
Relato de un náufrago García Márquez, Gabriel Novela
San Manuel Bueno, Martir de Unamuno, Miguel Novela
Se compran y se venden metales viejos Brecht, Bertolt Teatro
Sin novedad en el frente Remarque, Erich María Novela
Son las cien de la tarde Azuela, Francisco Poesía
Tartufo Moliere, Jean Baptiste P. Teatro
Te llamo desde un muro Ana, Marcos Poesía
Tierra y Libertad Flores Magón, Ricardo Teatro
Todas tenemos la misma historia Fo, Darío Teatro
Tristana Pérez Galdós, Benito Novela
Un enemigo del pueblo Ibsen, Henrik Teatro
Viento del pueblo Hernández, Miguel Poesía
Voces del Sur (Antología de poetas africanos) Varios autores Poesía
Yerma García Lorca, Federico Teatro
---<>---
submitted by Grupo-de-lectura to podemos [link] [comments]


2016.07.09 13:13 socunacadira ¿Qué libros te han influenciado o beneficiado más?

Buenos días,
Como ya algunos sabrán, soy el encargado de este subreddit en relación con los recursos audiovisuales y libros. Mi objetivo es aportar motivación a todos ustedes a la vez que recursos que no solo sirvan para el NoFap sino que sean una buena base para su vida.
Mis aportaciones a este Subreddit seran de una vez cada quince días, pero iré contestando a vuestras propuestas y mensajes en privado.
Si quieren ayudar en este proyecto o queréis buscar otro cargo dentro del NoFapES, pueden ir al primer post que esta en Sticky. Muchas gracias.
Uno de mis primeros objetivos es hacer una lista extensa de libros que nos hayan influenciado a todos y que sirvan para para todos los usuarios. No solo se trata de libros de "motivación" sino que aporten una valua filosófica importante o que sean relativos al mundo de la salud o de las relaciones sociales.
Por esta razón os pido cuales son los libros que más os han gustado y créeis que aportan una buena filosofía aplicable a este reto.
Voy a empezar con algunas suggerencias:
FILOSOFIA Y PENSAMIENTO
HABILIDADES SOCIALES
  • SuperHuman Social Skills de Tynan. Este libro es un conjunto de consejos muy bien explicados sobre como mejorar las relaciones sociales, con pasos aplicables en tu día a día y que dependen de ti. Además te dará claves sobre como interpretar tus relaciones sociales, como priorizar las más importantes y ser capaz de desarrollarse en cualquier situación social. Sólo en inglés.
  • Cómo ganar amigos e influir en las personas de Dale Carnegie. Este libro, uno de los grandes clasicos del mundo de la auto-ayuda, es a la vez un buen fundamento para construir relaciones sociales, pero se debe ser crítico con lo que el autor expone ya que muchos consejos pueden estar un poco anticuados. Personalmente, me lo leí hasta la mitad, pero creo que es una buena lectura.
AMOR Y APRECIO A UNO MISMO
  • Love Yourself Like Your Life Depends on It de Kamal Ravikant. Este libro, que puede parecer un poco cursi, es muy importante y este es uno de los libros que mas me han gustado en toda mi vida. Aunque solo está en inglés es muy corto (50 páginas o así) y todo el mundo debería leerlo no una vez, pero varias veces.
¿Cuáles son sus suggerencias? ¡Que tengáis todos un buen día!
submitted by socunacadira to NoFapES [link] [comments]


2016.06.05 19:20 EnciclopedistadeTlon Domingo de lectura, 3ra edición

EDIT: ¡Gracias a los mods por el sticky y por arreglar el título! (¿o se arregló solo?)
La idea es que cada domingo elijamos al azar textos del documento online en el que cargo las sugerencias de todos. Si ya sabés como es el tema porque leíste los hilos anteriores, podés saltarte lo siguiente:
Los textos de este domingo: Tirada de números.
1) Ficción breve: "El almohadón de plumas" de Horacio Quiroga.
*
2) No-ficción breve: Artículo “Spivak o la voz del subalterno” de Neus Carbonell Zehar.
*
3) Microrrelato: "Génesis", de Héctor G. Oesterheld
Y el hombre creó a Dios, a su imagen y semejanza.
Y hubo amor, y placer, y virtud en el mundo. Y los días fueron largos, demasiado largos.
Entonces el hombre creó al Demonio, a su imagen y semejanza.
Y hubo así amor y odio en el mundo, placer y dolor, virtud y pecado.
Y los días fueron cortos, muy cortos.
Y fue bueno vivir.
*
4) Poesía: "Corazón coraza" de Mario Benedetti
*
Corazón coraza
*
Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche está de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus imágenes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a mí
porque te escondes dulce en el orgullo
pequeña y dulce
corazón coraza
*
porque eres mía
porque no eres mía
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro
*
porque tú siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes frío
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busque y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.
Para quien quiera ir leyendo durante la semana los textos del domingo que viene: Tirada 1 2 (pp.6-9^) 3 4
submitted by EnciclopedistadeTlon to argentina [link] [comments]


2016.05.29 19:36 EnciclopedistadeTlon Domingo de lectura, 2da edición

La idea es que cada domingo elijamos al azar textos del documento online en el que cargo las sugerencias de todos. Si ya sabés como es el tema porque leíste los hilos anteriores, podés saltarte lo siguiente:
Los textos de este domingo: Tirada de números.
1) Ficción breve: "Viajero por azar" de Haruki Murakami.
*
2) No-ficción breve: Ensayo "El idioma analítico de John Wilkins" de Jorge Luis Borges.
*
3) Microrrelato: "Variación sobre un episodio apócrifo", de Elena García de Paredes
Mientras Romeo arrasaba Verona con sus primos, castigando barras, trajinándose taberneras y ensartando jaraneros de poca monta en su espada, Julieta esperaba en su torreón. Confinada día y noche, Julieta suspiraba pálidamente, y para sobreponerse a tanta espera, leía libros prohibidos (Beauvoir, Rich, Firestone, Jardine…) que no debía leer una señorita, robados de la biblioteca de su padre por su fiel ama.
Romeo llegó al pie del torreón después de mucho tiempo y de todas las taberneras de Verona. Buscaba, ansioso, sin encontrarla, la larguísima cabellera de su amada junto a la piedra, para poder subir a sus aposentos.
Julieta ya se había cortado el pelo. A lo garçon.
*
4) Poesía: "20" ("Puedo escribir los versos más tristes esta noche" o "Poema XX") de Pablo Neruda
Extras para quien le interese: Leído por el autor. Leído por Arturo Puig. Leído por, yup, Alex Ubago.
*
20
*
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
*
Escribir, por ejemplo: "La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos".
*
El viento de la noche gira en el cielo y canta.
*
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.
*
En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.
*
Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.
*
Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.
*
Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.
*
Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.
*
Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.
*
Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.
*
La misma noche que hace blanquear los mismos
árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.
*
Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.
*
De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.
*
Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.
*
Porque en noches como ésta la tuve entre mis
brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.
*
Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.
Para quien quiera ir leyendo durante la semana los textos del domingo que viene: Tirada 1 2 3 4
submitted by EnciclopedistadeTlon to argentina [link] [comments]


Ensayo sobre el Verdadero Amor La Rosa de Guadalupe Te amo, palabra de amor 1 de 2 - YouTube Gabriel García Márquez - El Poder de la Palabra - YouTube Frases sobre la Traición - Frases de deslealtad e ingratitud ORIGEN DE LAS PALABRAS ¿Qué dice la Biblia sobre la arrogancia? Ensayo' La cruz.' grupo de Danza Jezreel El sentido de la vida. Predica sobre Humildad, Amor y volver a Dios- ABRAHAM PEREZ 36 Frases Bonitas sobre el Amor, la Vida, los Sueños ...

Ensayo sobre el amor verdadero - 983 Palabras ...

  1. Ensayo sobre el Verdadero Amor
  2. La Rosa de Guadalupe Te amo, palabra de amor 1 de 2 - YouTube
  3. Gabriel García Márquez - El Poder de la Palabra - YouTube
  4. Frases sobre la Traición - Frases de deslealtad e ingratitud
  5. ORIGEN DE LAS PALABRAS
  6. ¿Qué dice la Biblia sobre la arrogancia?
  7. Ensayo' La cruz.' grupo de Danza Jezreel
  8. El sentido de la vida.
  9. Predica sobre Humildad, Amor y volver a Dios- ABRAHAM PEREZ
  10. 36 Frases Bonitas sobre el Amor, la Vida, los Sueños ...

La Rosa De Guadalupe #LaRosaDeGuadalupe Amor Palabra Poder; ... Danzo en el rio ensayo - Duration: 4:16. Lion of Judah Dance Ministries 17,289 views. 4:16. Danza sobre la Cruz, Alejandro del Bosque - Duration: 5:39. Esta predica la he encontrado en facebook, Fue de bendicion a mi vida, espero que para ustedes tambien, COMPARTAN. «¿Alguna vez te has preguntado cuál es el sentido de la vida? Estoy segura de que sí. »Si te interesa conocer una nueva visión acerca de esta gran pregunta, que ha traído grandes ... 👉 SUSCRÍBETE AL CANAL, TE ESPERAMOS http://goo.gl/NYDUfq 36 frases bonitas sobre el amor, la vida, los sueños, el paso del tiempo, el éxito... Frases corta... Gabriel García Márquez: El Poder de la Palabra Síguenos en: http://www.facebook.com/CanalOnceTV http://www.twitter.com/CanalOnceTV http://www.canalonce.mx Aquí nuestro socio Keith Stark, intenta un ensayo sobre qué es el verdadero amor... ¿qué opinas? La palabra de Dios nos advierte sobre actitudes de arrogancia. La palabra nos llama a la humildad por medio del amor verdadero. Aquí te dejo una explicación breve sobre el origen de las palabras que pues todos las usamos a diario pero nunca nos preguntamos de donde vienen ni como se creo nuestro sistema de comunicación ... La Mujer Que Entendía El Amor Al Revés - Reflexión Sobre el Amor de Verdad y El Amor Falso - Duration: 15:08. Historias Para Reflexionar de Fernando P. 133,479 views 15:08